Zaragoza

Ayuntamiento de Zaragoza

ZEC decide pagar 78,4 millones a los bancos en 2019 para cumplir con el tope legal de deuda

A la amortización ya prevista, se suman 21,1 del remanente, que no irán a inversión. La medida permite captar fondos estatales para abonar sentencias.

Fernando Rivarés, este lunes, junto a la directora general de Economía, Ana Sanromán.
Fernando Rivarés, este lunes, junto a la directora general de Economía, Ana Sanromán.
Miguel Gracia Garcia

El gobierno de ZEC en el Ayuntamiento de Zaragoza cerrará su mandato con la aprobación de una modificación del plan de reducción de deuda que supondrá el pago a los bancos de 78,4 millones de euros a lo largo de 2019, 21,1 más de lo previsto. La operación, que está a la espera de lograr la autorización del pleno, está pensada para que el Consistorio cumpla con el porcentaje legal de endeudamiento y de este modo tenga vía libre para solicitar préstamos al Estado con el objetivo de abonar sentencias pendientes o incluso acceda a financiación bancaria, siempre y cuando se apruebe el presupuesto.

El concejal de Economía, Fernando Rivarés, anunció este lunes la medida, que supondrá la mayor amortización de deuda en un solo año, forzado por la situación generada por la decisión del Ministerio de Hacienda de computar en la contabilidad municipal los 188,8 millones de euros de pasivo que arrastra el contrato del tranvía. El Ayuntamiento rechaza que la ciudad tenga que asumir esa cuantía, pero no le ha quedado otra que asumir la realidad después del fracaso de los diversos intentos de que Hacienda rectifique sus criterios contables.

Sumar esos 188,8 millones  a los compromisos que el Ayuntamiento tiene con los bancos dispara el porcentaje de endeudamiento (relación entre los ingresos corrientes y la deuda viva) por encima del 110% máximo que establece la ley. Incumplir este parámetro impide al Consistorio solicitar préstamos bancarios o acogerse al Fondo de Impulso Económico (FIE), que habilita el Estado para que los ayuntamiento paguen sentencias pendientes, entre otros objetivos.

El ‘ajuste’ del plan de reducción de deuda obliga a sumar una amortización extraordinaria de 21,1 millones a los 57,3 millones de euros que estaba previsto devolver a los bancos por los diferentes créditos contraídos por el Ayuntamiento. Esta cantidad sale de los 25,6 millones de remanente de tesorería del año 2018 (el resto, 4,5 millones de euros, servirá para abonar ‘facturas en los cajones’ de 2018). Este ‘sobrante’ fue muy elevado el pasado ejercicio por la baja ejecución de la inversión.

La modificación del plan de reducción de deuda impide al Ayuntamiento de Zaragoza dedicar parte de esas cuantías sobrantes a su destino tradicional: las inversiones. Por ejemplo, el año 2017 se cerró con 18,4 millones del remanente de tesorería, de los que 8,7 se reservaron para las denominadas inversiones "financieramente sostenibles", que el Ministerio autoriza si se cumplen una serie de requisitos.

Según la propuesta que se someterá a votación en el pleno, el Ayuntamiento cerró 2018 con una deuda de 863,6 millones de euros, de los que 188,8 corresponden con el pasivo del tranvía. Esta cantidad disparaba el porcentaje de endeudamiento hasta el 116,93%, muy por encima del 110% legal.

Al destinar los 21 millones de euros extra a la amortización de créditos bancarios, la deuda se reduce hasta los 812,1 millones de euros, con un porcentaje del 109,96%, por debajo del máximo legal. Este porcentaje se establece teniendo en cuenta un margen para captar hasta 27 millones de euros en préstamos a lo largo de 2019, por ejemplo del FIE. No obstante, Rivarés consideró que no será necesaria una cantidad tan alta y que el Ayuntamiento cerrará este año con una deuda inferior a 812 millones de euros.

"Por responsabilidad"

Rivarés defendió la decisión como "un ejercicio de responsabilidad" después de "la sinrazón, estupidez y locura" de la decisión de Hacienda de computar en la contabilidad municipal la deuda del tranvía. Destacó que la medida se va a acometer "sin ningún recorte y sin ningún sacrificio" y señaló que las inversiones financieramente sostenibles no estaban al alcance del Ayuntamiento de Zaragoza por no estar aprobado el presupuesto de 2019.

El concejal, que compareció acompañado por la directora general de Economía, Ana Sanromán, explicó además que con esta amortización anticipada se podrán sustituir préstamos del FIE contraídos al 1,5% por otros al 0,4%, con el consiguiente ahorro. También explicó que el Ministerio de Hacienda ha dado su visto bueno a este plan de forma extraoficial. Según un correo enviado el pasado viernes, se considera que el plan se ha elaborado con "un criterio prudente" y se confirma por tanto que se reducirá el porcentaje de endeudamiento por debajo del 110%. Hacienda también confirma que Zaragoza podrá acceder al FIE.

El pleito contra Hacienda se retrasa

El gobierno de ZEC ha decidido retrasar los trámites para interponer un recurso contencioso administrativo contra la decisión del Ministerio de Hacienda de imputar al Ayuntamiento de Zaragoza 189 millones de euros de deuda del tranvía.

El 22 de marzo, Fernando Rivarés anunció el requerimiento a Hacienda para que modificara sus criterios y no imputara a la contabilidad municipal los 189 millones de euros de deuda del tranvía. Afirmó que si en el plazo de un mes no rectificaba, es decir, antes del próximo lunes, presentaría el recurso judicial. El lunes de la semana pasada, Hacienda confirmó sus criterios y rechazó rectificar.

Sin embargo, Rivarés no interpondrá el contencioso porque quiere aprobar antes, el día 30, la modificación del plan de reducción de deuda. Con menor rotundidad que en marzo, dijo no descartar el recurso, para el que tiene dos meses. "Mantengo abierta la posibilidad de la Audiencia", concluyó el edil, que se mostró dispuesto a negociar.

10 millones al FIE

Aunque el plan de reducción de deuda reserva 27 millones para la captación de créditos bancarios en 2019, el Ayuntamiento de Zaragoza consideró que no será necesario llegar a esa cantidad. Según Rivarés, este año habrá que pedir entre 10 y 11 millones de euros al Fondo de Impulso Económico (FIE), habilitado por el Estado. Este dinero se destinará fundamentalmente a atender los pagos pendientes a FCC por las tres sentencias del Tribunal Supremo por las revisiones de precios de los años 2009 y 2013.

Esos fallos judiciales suponen un montante de en torno a 18 millones de euros más intereses de demora, aunque ya se adelantó el pago de parte de la deuda hace algo más de un año. De la cantidad global quedarían pendientes de abonar unos 10 millones.

La previsión es que el Ayuntamiento, ya con el nuevo gobierno municipal, solicite en julio el acceso al fondo. En principio, con la amortización extraordinaria de deuda que quiere impulsar ZEC, no debería haber problemas de autorización.

Etiquetas
Comentarios