Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Reproches en el Consistorio de Épila por la gestión de Bon Àrea

El PP y Somos Épila cargaron contra el alcalde del municipio, Jesús Bazán, por la "falta de información" sobre el proyecto.

Pleno extraordinario celebrado ayer en Épila en el que se rechazó la reprobación del alcalde
Pleno extraordinario celebrado ayer en Épila en el que se rechazó la reprobación del alcalde
Macipe

El pleno extraordinario del Ayuntamiento de Épila celebrado ayer se saldó con el rechazo de la reprobación del alcalde, Jesús Bazán, solicitada por el PP debido a la gestión del proceso de implantación de la Corporación Alimentaria Guissona Bon Àrea en el municipio.

La reprobación fue rechazada por el PSOE, con seis votos en contra, y cinco a favor del PP y Somos Épila. Entre las razones esgrimidas por la oposición, el portavoz popular, Álvaro Bosqued, hizo hincapié en que "la gestión se ha caracterizado por una absoluta opacidad y por la falta total de información".

A estas críticas se sumaron los concejales de Somos Épila: "Lo que pretendemos con esto es proteger los intereses del pueblo y estar presentes en la toma de decisiones", alegó Rodolfo Ballarín. Por su parte, Bosqued subrayó que no se había convocado "ni una mesa informativa" hasta la semana en que se supo la celebración del pleno extraordinario. A todo ello, el alcalde contestó recordando la "explicación exhaustiva" que se dio en una sesión plenaria en 2017. "Hemos contado muchas veces la historia del proyecto", insistió.

Por otra parte, el representante del PP también expuso que el segundo punto del pleno, que trató sobre el rechazo del convenio primitivo que se respaldó en una sesión de 2017, se hizo porque "en ese documento no se imponían determinadas cesiones" que, según comentaron, sí se incluían en otros anexos y que afectaban a usos de agua o costes de urbanización y mantenimiento.

"Lo apoyamos por responsabilidad porque entendimos que eran compromisos asumidos habitualmente", se justificó Bosqued, quien apuntó que la versión pública del convenio «se modificó en el último momento». El alcalde también hizo referencia a la petición extraordinaria de un millón de metros cúbicos de Yesa que se añadían al millón y medio de reserva que ya tenía la localidad. "Podíamos haber exigido más, pero hemos querido asegurar un futuro para Épila, diversificando nuestra economía", aseguró. Así, recordó que la versión definitiva del convenio "pasará antes por comisión y por el pleno".

En cuanto a la petición de reprobación, el primer edil reconoció que no se entendía porque "en su momento se aprobó todo por unanimidad y hubo acuerdo". "Si no se tiene tiempo para examinar el convenio, que eran cuatro líneas básicas, uno se abstiene o vota que no", concluyó.

Etiquetas
Comentarios