Despliega el menú
Zaragoza

incendio en notre dame parís

¿Sería posible un incendio como el de Notre Dame en el Pilar o la Seo?

La Basílica tiene detectores de seguridad en las cubiertas pero no hidrantes porque el agua afectaría a los frescos y al retablo. En la catedral zaragozana las cubiertas de madera se cambiaron por otras metálicas.

La catedral de Notre Dame, presa de las llamas.
La catedral de Notre Dame, presa de las llamas.
Efe

El fuego que se originó este lunes en la catedral de Notre Dame ha arrasado con buena parte de la techumbre del icónico templo parisino. Aunque ya ha sido totalmente extinguido, todavía falta por determinar el alcance de los daños ocasionados tanto por el fuego, como por las tareas de extinción. Y se estima que podría tardar varios años en poder recuperar su esplendor.

Tras lo ocurrido en París, el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, ha anunciado que se pondrá en marcha una revisión de las instalaciones de los grandes monumentos españoles ya que, aunque en general son seguras, el incendio de Notre Dame ha supuesto una "alerta".

¿Qué pasaría con los monumentos religiosos más emblemáticos de Aragón? ¿Cuál sería el destino de la Basílica del Pilar y la catedral de La Seo en el caso de que sucumbieran a un incendio tan terrible como el de París?

En este caso, Teodoro Ríos, arquitecto conservador de la Basílica del Pilar, asegura, en conversación con HERALDO, que no ha podido dejar de pensar en el edificio zaragozano al contemplar las "impresionantes" imágenes de la catedral parisina ardiendo. Además, el Pilar ya cuenta en su historia con un suceso similar a este. Aproximadamente en el año 1435, el claustro de la antigua capilla de la Virgen fue completamente dañado por el fuego y hubo que reconstruir por completo la talla que allí se alojaba, una de las más veneradas de todo el mundo.

Para empezar, Ríos cuenta que la Basílica dispone de un sistema de detectores ubicados por toda la entrecubierta, que ayudarían a acudir lo más rápido posible en caso de que se detectase un fuego. Los sistemas de seguridad no son hidrantes porque todas las obras que se encuentran en el interior de la Basílica, especialmente los frescos, que no se pueden trasladar, correrían un grave peligro en el caso de ser alcanzadas por el agua. Por ello, explica Ríos, un incendio como el de París desembocaría en una "situación complejísima". No existe un protocolo específico a seguir para salvaguardar las obras en caso de que se produzca un fuego y, aunque se trataría de evacuar todas las posibles, el riesgo de desplome que existe siempre que se incendia la parte superior de un edificio dificultaría sobremanera la tarea. 

Ríos ha hecho referencia, asimismo, al mensaje que lanzó el presidente estadounidense, Donald Trump, que planteaba la utilización de aviones cisterna para acabar cuanto antes con las llamas de Notre Dame. "El peso del agua desde tanta altura habría causado muchos más daño de lo que habría conseguido solucionar", sentencia.

No obstante, la Basílica del Pilar, La Seo y Notre Dame corresponden a periodos y artes muy diferentes. Mientras que la parisina es una catedral de estilo gótico construida a base de madera, la zaragozana, mucho más reciente, está hecha de ladrillo, como es propio en el estilo barroco al que pertenece. La Seo, por su parte, se comenzó a construir en estilo románico y, más tarde, en el año 1704, se le colocó el chapitel barroco que remata la torre.

En el caso de esta última, Mariano Pemán, uno de sus restauradores junto a Luis Franco, considera que "podemos estar tranquilos". Aproximadamente en los años 80, explica, los arquitectos anteriores llevaron a cabo un proceso de saneamiento de cubiertas mediante el cual se sustituyeron las vigas de madera por otras de acero, por lo que la estructura metálica no es tan inflamable como la de Notre Dame. Es por eso que considera "difícil" que La Seo pudiese sufrir un incendio de semejantes características. Además, detalla, las zonas donde se encuentran los tapices están reforzadas con una pintura específica que protege de las llamas.

De todas formas, concluye Pemán, este trágico suceso demuestra que en el mundo entero debe "tomar nota" y adquirir todavía más precauciones para que nada igual vuelva a suceder: "Cuando se pierde un monumento de referencia, se destruye también una parte de nosotros". 

La restauración de Notre Dame

Sobre los posibles daños en la catedral parisina, José María Valero, el ya jubilado arquitecto jefe de restauración de la Diputación Provincial de Zaragoza, se ha mostrado "pesimista". Valero asegura que las imágenes que pudo ver del incendio le resultaron "espantosas" y teme que sea difícil reconstruir la "maravillosa estructura" de la catedral de la misma manera. 

Sus peores presagios se cumplirían si, tal como explica el arquitecto, la cubierta de la catedral, con su estructura y toneladas de peso, se hubiese desplomado sobre las delgadas bóvedas. Aunque ese dato todavía no se conoce, es algo que, de confirmarse, supondría "un desastre monumental", ya que, al quemarse, el peso de la cubierta dobla o incluso triplica su tamaño. 

Aun así, Valero, que también es el arquitecto asesor del Arzobispado de Zaragoza, no quiere sonar del todo catastrófico. Ante la falta de datos oficiales, sostiene que, en el caso de que las bóvedas hayan resistido, la catedral podría ser restaurada con un aspecto significativamente similar al que tenía antes de ser presa de las llamas. Valero coincide con Ríos en que, aunque la restauración es posible en cualquier caso -"solo es cuestión de tiempo y dinero"-, el valor histórico que se ha perdido es incalculable. Y es que, aunque el edificio se recuperase a la perfección, ya no lo compondrán los mismos materiales que vieron a la capital francesa crecer desde que la catedral comenzó a construirse en el año 1163.

Otras Iglesias que fueron víctimas del fuego

José María Valero, quién se encargó de la restauración del Palacio de Sástago, recuerda un caso similar -aunque en unas muy reducidas dimensiones- que tuvo lugar en la provincia de Zaragoza hace algo más de cinco años. Un incendio acabó también con la techumbre de la Iglesia de Lorbés, una pedanía perteneciente a la localidad de Salvatierra de Esca

Aunque los dos casos distan mucho de parecerse, Valero explica que en esta ocasión los Bomberos de la DPZ pudieron, por las reducidas dimensiones de la Iglesia, retirar los maderos que estaban ardiendo antes de que se desplomaran sobre las bóvedas. Gracias a eso, el edificio pudo ser totalmente arreglado. 

Otra ciudad de España también tiene, según cuenta Valero, una historia que hace que sus habitantes sientan un suceso como el de París todavía más estremecedor. Es el caso de León, cuya catedral se quemó, a causa de un rayo, en el año 1966. El incendio tuvo lugar, además, mientras se retransmitía la final de la Copa del Rey -entonces llamada Copa del Generalísimo- en la que el Real Zaragoza se alzó con la victoria. 

Consulta las últimas noticias sobre el incendio en la catedral de Notre Dame de París.

Etiquetas
Comentarios