Despliega el menú
Zaragoza

provincia de zaragoza

Ocho años de cárcel por violar a una mujer en Ricla

El acusado atribuyó la denuncia de la víctima a una “venganza” pero las pruebas en su contra lo han condenado.

JUICIO POR VIOLACION / AUDIENCIA PROVINCIAL DE ZARAGOZA / 07/03/2019 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
El acusado, Telu G., durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Oliver Duch

La Audiencia Provincial ha condenado a ocho años de prisión a Telu G. por un delito de violación del que fue víctima una mujer en marzo de 2017 en la localidad zaragozana de Ricla. El hombre, temporero rumano, trabajaba en esas fechas en la comarca de Valdejalón cuando agredió sexualmente a una compatriota a la que no conocía con anterioridad.

El tribunal considera probado que sobre las cinco de la tarde del 20 de marzo, cuando la mujer caminaba sola por el camino de Rodanas de Ricla, el acusado salió a su encuentro y le pegó un fuerte puñetazo en la cara que le hizo caer al suelo. Después, tras amenazarla de muerte, la arrastró a una zona de árboles en la que había un viejo colchón y, sujetándola con violencia por el cuello, la penetró varias veces en contra de su voluntad.

Los médicos que examinaron posteriormente a la víctima comprobaron que sufrió lesiones en los genitales, cara, cuello, clavícula y extremidades, todas ellas compatibles con una agresión sexual. Igualmente, en la ropa que se envió a analizar para comprobar la existencia de restos biológicos constataron la presencia de ADN del procesado.

El tribunal ha dado total credibilidad al testimonio que la víctima prestó en el cuartel de la Guardia Civil de Ricla inmediatamente después de ser violada, así como el que dio en el juzgado. Durante la vista oral que se celebró hace unos días en la Audiencia de Zaragoza la mujer volvió a ratificar su declaración, aunque lo hizo a través de videoconferencia desde Rumanía, ya que ha regresado a su país.

Los magistrados consideran probado que el acusado cometió el delito y que la versión que ofreció en el juicio de que lo había denunciado por “venganza” por no querer pagar a una mafia que le había buscado el trabajo como temporero no se sostiene.

Tampoco se creen la explicación que dio para justificar que la Policía Científica encontrara su ADN en la ropa interior y en un pantalón de la denunciante. Telu G. llegó a decir que su entonces pareja y la denunciante eran muy amigas y que la primera le había podido dar una bragas a la otra para acusarle falsamente. También manifestó que había mantenido relaciones consentidas con la denunciante antes del día de los hechos, algo que desmintió tajantemente la mujer al asegurar que no conocía de nada al acusado.

Durante el juicio, el tribunal escuchó a varios guardias civiles, los forenses y tres vecinos de Ricla que conocían tanto al acusado como a la víctima. La Fiscalía había solicitado una pena de nueve años de prisión y 1.800 euros en multas, mientras que el abogado defensor pidió la absolución por considerar que no había pruebas de cargo para desvirtuar el derecho a la presunción de inocencia de su cliente.

Etiquetas
Comentarios