Zaragoza

zaragoza

Los costes del servicio de Parques se disparan un 40% en el año en que ha estado sin contrato

ZEC acusa a FCC de querer cobrar de más, pero volverá a pagar con el límite de un millón
de euros al mes.

ARAGON PODA DE ARBOLES EN LA CALLE COSUENDA / 27-01-2017 / FOTO: ARANZAZU NAVARRO
Dos operarios de FCC, durante las labores de poda del arbolado.
Aránzazu Navarro

El año en que se ha estado prestando el servicio de mantenimiento de los parques y jardines de Zaragoza sin un contrato en vigor se han disparado los costes: si en 2017 el Ayuntamiento abonó 10 millones de euros a la empresa contratista, FCC, a lo largo de 2018 la facturación se ha elevado un 40%, hasta los 14 millones. Así lo confirmó este viernes el concejal de Servicios Públicos, Alberto Cubero, que acusó a FCC de inflar las certificaciones durante el pasado ejercicio.

La conservación de los parques se presta sin la cobertura de un contrato desde enero de 2018. ZEC no pactó una prórroga y por tanto unas condiciones económicas mientras formalizaba un nuevo contrato. Esto supuso que la empresa empezara a facturar el "coste real" del servicio, sin las mejoras pactadas en la adjudicación, dado que estaba caducada.

Los problemas de los pliegos de condiciones del concurso público –el Tribunal de Contratos los tumbó en dos ocasiones ante los recursos de la patronal del sector– demoraron la adjudicación de un nuevo contrato y por tanto impidieron rebajar los gastos. La oposición avisó en enero de 2018 del riesgo de un aumento de los costes por no haber pactado con FCC una prórroga, mientras que el edil insistía en que esto no iba a pasar.

Aumento de la facturación

Pero ocurrió. El impacto que ha tenido esta situación en los costes del servicio se constata mes a mes. En enero de 2018, FCC facturó 1,02 millones de euros, cifra que descendió hasta los 961.011 euros en febrero. Desde entonces los costes no han bajado del millón de euros: 1,15 en marzo, 1,11 en abril, 1,2 en mayo, 1,15 en junio, 1,28 en julio y 1,3 en agosto.

Ante este aumento, en agosto el gobierno dejó de abonar las certificaciones mensuales con el argumento de que la empresa estaba facturando de más. Hasta final de año, los costes siguieron siendo muy elevados si se compara con una certificación media en 2017 (819.624 euros): 1,3 millones en septiembre, 1,3 en octubre, 1,2 en noviembre y 947.629 euros en diciembre. En total, la empresa ha facturado 14 millones de euros a lo largo del ejercicio.

El gobierno reclamó documentación a la empresa para que justificara el aumento de los costes antes de volver a pagar con regularidad las certificaciones. En pleno conflicto, el 19 de marzo Cubero llegó a acusar a FCC de intentar ‘colar’ una factura de una comida de 90 euros de un chuletón y unas anchoas.

El edil argumentó que el hecho de haber denunciado este asunto ha supuesto que los costes hayan bajado en diciembre de 2018 y enero de 2019, mes en el que la factura es de 1,04 millones. "Nos estaban robando a manos llenas y por una factura de un chuletón se mandó parar", llegó a decir. A su juicio, las últimas certificaciones suponen una "vuelta a la normalidad", pese a que siguen siendo superiores a las de 2017.

Al margen de las críticas a la empresa, Cubero anunció que se va a volver a pagar a FCC por la contrata de parques, aunque con el límite de un millón de euros, la cifra abonada en enero de 2018. Por tanto, lo que exceda de esa cifra no se atenderá, además de reclamarse la devolución de lo que se haya pagado de más.

Apuntó como causa del incremento de costes al capítulo de personal y acusó a la empresa de facturar la sustitución de trabajadores en vacaciones, cuando este gasto se carga a la certificación mensual. Afirmó además que "se han estado pagando pluses a trabajadores concretos de 10.000 euros al año". FCC prefirió no hacer declaraciones.

Etiquetas
Comentarios