Zaragoza

zaragoza

Absueltos los dos asiáticos acusados de intentar echar a un okupa a machetazos

La Fiscalía pedía cárcel para ellos y para el joven al que querían sacar del piso, al que también se exonera.

Interior de la urbanización de Parque Roma.
Heraldo

La refriega que se montó el 16 de enero de 2017 en un piso de la urbanización Parque Roma de Zaragoza sentó a finales de marzo en el banquillo a sus dueños: Zhiwu Y. y Yirong Z., dos ciudadanos de origen asiático para los que la Fiscalía pedía sendas penas de año y medio de prisión por intentar echar a machetazos a tres okupas. El ministerio público solicitó también un año de cárcel para Edgar C. Z., uno de los jóvenes colombianos que se habían colado en la vivienda, ya que en lugar de marcharse plantó cara a los anteriores armado con un martillo, un palo, un cinturón y un destornillador. Sin embargo, los tres han sido absueltos.

Armados como estaban los unos y el otro, la reyerta podía haber acabado de la peor forma. Pero la llegada de una patrulla de la Policía Nacional evitó que alguien resultara herido. Y aunque los asiáticos y el okupa se acusaron mutuamente por sendos delitos de amenazas graves, sus abogados –Javier Oses y Carlos Giménez– decidieron finalmente retirar los cargos. Es más, dado que para los tres se pedían penas de prisión y que no había testigos directos, les aconsejaron no declarar en el juicio. Y así lo hicieron.

Los que sí contestaron a las preguntas de la Fiscalía y las defensas fueron los dos policías que tramitaron el atestado. Al verlos llegar, Zhiwu Y. y Yirong Z. se marcharon calle abajo, por lo que solo se encontraron allí a los okupas (el acusado, otro que está en busca y captura y un tercero, menor de edad). "No detuvimos a nadie –explicaron–, pero levantamos un acta administrativa por tenencia de objetos peligrosos".

En cuanto a los dueños del piso, los agentes pudieron darles el alto en el último momento. "Los latinos nos dijeron que les habían amenazado con dos machetes: uno con la empuñadura roja y el otro, amarilla. Nos contaron también que los habían dejado en la carnicería de un compatriota que estaba justo al lado. Entramos allí y vimos dos cuchillos que coincidían plenamente con la descripción", manifestó uno de los policías.

Basándose en estos testimonios, la Fiscalía mantuvo los cargos. Pero la juez entiende que no es prueba suficiente para condenar, ya que ninguno de los policías presenció las supuestas amenazas.

Etiquetas
Comentarios