Zaragoza

zaragoza

La Policía intenta recuperar el vídeo de la mutilación del pene

El amputado colocó su teléfono móvil en un mueble para grabar la escena, pero el detenido por cortárselo asegura que la borró después. 

juicio autor amputación del pene
 Aaron B. M., investigado por amputar el pene a A. B., durante un juicio celebrado contra por agredir a su madre y a su hermano menor. 
Oliver Duch

La investigación de la amputación del pene del británico residente en Zaragoza A. B., de 33 años, continúa abierta para aclarar todos los extremos, en especial los relacionados con la utilización de los teléfonos móviles en la mutilación. El propio lesionado reconoció a la Policía que colocó su terminal sobre un mueble mientras su compañero de piso Aarón B. M., de 29 años, le seccionaba el miembro viril con un cuchillo de cocina, como ambos habían acordado.

Su intención era grabar toda la escena y subirla a Youtube para que se hiciera viral y poder recaudar una cantidad económica para recompensar al presunto autor de la mutilación, ahora en prisión provisional por un delito de lesiones. El profesor de inglés relató a los agentes que ofreció 200 euros a Aarón B. M. por ayudarle a desprenderse de su pene y la posibilidad de ganar más dinero –llegaron a hablar de una cantidad de entre 2.500 y 5.000 euros– con las visualizaciones del vídeo en internet.

En principio, parece que la grabación con el teléfono del británico se hizo, pero Aarón B. M. la borró después, según le contó a uno de los inquilinos del piso al día siguiente de los hechos. Sin embargo, la Policía quiere comprobar que efectivamente esto es así y por ello solicitó al herido autorización expresa para examinar su teléfono, a lo que él accedió.

Igualmente intervinieron el móvil del arrestado ante la posibilidad de que también lo hubiese usado para grabar la escena. Además, quieren comprobar si es cierto que unas horas antes de cercenar el pene de su compañero de piso disponía ya de un vídeo de cómo se hacía, imágenes que quiso mostrar al otro inquilino, aunque este declinó verlo y le dijo que no quería saber nada del asunto.

Otro de los flecos que quedan por aclarar es la actividad de A. B. en la red social gay Scruff  en la que identificándose con el nombre de ‘Dickless’ (‘sin pene’, en español), buscaba desde diciembre de 2018 a un hombre que le grabara mientras él se seccionaba el miembro viril.  

La Policía llegó al perfil del británico a través del hilo de Twitter de un zaragozano que decía que lo había visto en enero y cuando leyó la noticia adelantada en HERALDO DE ARAGÓN lo relacionó inmediatamente. Los investigadores están pendientes de comprobar si algún usuario de la red social contactó con la cuenta del inglés.

Pese a que el lesionado trató desde el primer momento de proteger a Aarón B. M., las contradicciones en las que incurrieron ambos les llevaron a sospechar que el británico no se había automutilado, como anunciaba en el portal de citas Scruff.

Pero además, las labores de limpieza que el arrestado llevó a cabo en el piso de la calle de Calatayud indicaban, a juicio de los policías, que su primer y principal interés fue borrar las huellas que lo relacionasen con el delito.

De hecho, cuando inmediatamente después de la amputación A. B. salió a la calle ensangrentado buscando ayuda, Aarón B. no bajó con él. Cuando lo hizo, ya estaba la Policía Local con el herido y volvió a desaparecer después de que el herido le dijera "no pasa nada".

Etiquetas
Comentarios