Despliega el menú
Zaragoza

tribunales

Un secretario municipal acepta 2 años de cárcel por pedir ayudas públicas con documentos falsos

Trabajaba en Fuentes de Jiloca cuando llegó a simular la firma del alcalde y acuerdos del pleno. El ex primer edil también ha sido condenado por imprudencia.

Audiencia Provincial de Zaragoza.
El juicio se celebró ayer en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Guillermo Mestre

El exsecretario municipal de la localidad zaragozana de Fuentes de Jiloca, Miguel Ángel López, aceptó ayer una condena de dos años de cárcel y otros tantos de inhabilitación para desempeñar un empleo o cargo público por un delito continuado de falsedad en documento público que cometió entre 2006 y 2008.

En el procedimiento fue condenado por el mismo delito el exalcalde del municipio Julián Ferrer, aunque en su caso, la falsedad documental la cometió por "imprudencia" y la pena impuesta ha sido una multa de 1.200 euros.

El acuerdo al que llegó la acusación pública con las defensas de ambos, ejercidas por los abogados Alexis Guajardo y Ricardo Gallego, posibilitó que la Fiscalía rebajara la petición inicial de pena. En su escrito de calificación, el ministerio público había exigido para el exalcalde una pena de tres años y medio de cárcel, así como la inhabilitación especial durante otros tres, y multa de 2.160 euros; mientras que solicitó una pena de prisión de cinco años y otros tanto de inhabilitación, así como multa de 4.320 euros, para el exsecretario por los mismos delitos que ayer reconocieron ante los magistrados de la Sección Sexta de la Audiencia de Zaragoza.

Los hechos por los que Miguel Ángel López y Julián Ferrer han sido condenados se remontan a hace más de 13 años, cuando el exsecretario elaboró documentos de diferente naturaleza (oficios, facturas, certificaciones y contratos, entre otros) para solicitar tres subvenciones del Instituto Aragonés del Agua para efectuar obras en los servicios de abastecimiento y saneamiento del municipio.

Las ayudas públicas solicitadas por el Consistorio zaragozano ascendían a casi 100.000 euros, aunque el organismo público solo dio el visto bueno a una de ellas, por importe de 27.000, en el año 2007.

Según quedó acreditado durante la causa y fue reconocido por el principal encausado, este falsificó la firma del exalcalde en varios oficios que envió al Instituto Aragonés del Agua para acceder a la línea de ayudas. También elaboró facturas de obras en la red de agua del municipio que nunca se habían acometido. Además, en varias ocasiones simuló que el pleno del Ayuntamiento de Fuentes de Jiloca había dado el visto bueno a los documentos que justificaban las peticiones de subvenciones.

No se quedaron el dinero

A pesar de que el exsecretario era una de las personas autorizadas en la cuenta bancaria del Ayuntamiento donde fue ingresada la totalidad de la subvención de 27.000 euros, no consta que se apropiase de la misma a su favor o en beneficio de otros, o que destinase el dinero a «usos ajenos» a la función pública.

A la hora de calcular la petición de condena para ambos acusados, la Fiscalía ha tenido en cuenta la atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas en el procedimiento, ya que además de que los hechos se remontan al periodo 2006-2008, la denuncia que lo originó se interpuso en 2012 y el caso no llegó a juicio hasta ayer.

Etiquetas
Comentarios