Zaragoza

En busca del mejor torrezno de Zaragoza

De ruta por los locales en los que se preparan algunos de los mejores torreznos en la capital aragonesa, donde ofrece este producto el subcampeón del mundo de esta especialidad: Antonio Córdoba, en El Picadillo.  

En busca del mejor torrezno de Zaragoza
De ruta por los locales donde se hacen los mejores torreznos en la capital aragonesa.
Torrezno de Soria

¿Dónde se pueden degustar unos exquisitos torreznos en la capital aragonesa? Ya sea en forma de tapa o como guarnición, sin duda, se trata de uno de los manjares más típicos de Soria, y el hecho de que en Aragón vivan muchos sorianos y descendientes ayuda a que la capital aragonesa sea un lugar privilegiado para degustar este producto. 

De hecho, en Zaragoza hay numerosos ejemplos de locales conocidos por sus torreznos, como son el restaurante Jena de Montecanal, el bar El Circo, La Ternasca o Bar Casto, entre otros. Pero sin duda, uno de los más reputados en esta especialidad es El Picadillo, en la plaza del Justicia. Precisamente uno de sus dueños, Antonio Córdoba, acaba de proclamarse subcampeón del mundo en la categoría profesional del concurso ‘El Mejor Torrezno del Mundo’ celebrado en El Burgo de Osma. ¿La clave? El soriano de nacimiento (de Matalebreras), aunque “maño de adopción”, lo tiene claro: la panceta.

Córdoba lleva preparando torreznos desde hace 35 años aunque, reconoce, esta tapa está viviendo un verdadero auge desde hace unos cinco años debido, además de su sabor, a las campañas publicitarias y los apoyos que está recibiendo. “Nosotros hemos llegado a triplicar las ventas de torreznos", asegura. Cada una de sus piezas tiene un precio de 2 euros, “ahora bien, con un torrezno ya te vas almorzado”, afirma.

Otro de los secretos de su éxito, opina, se encuentra en el modo de prepararlo. “Por supuesto, el producto es fundamental. Nosotros trabajamos con panceta de la Sierra de Toranzo, de Ólvega. También cuentan los utensilios, en casa no me quedan tan bien como en el bar, y supongo que tantos años haciéndolos también tendrán algo que ver”, explica.

En busca del mejor torrezno en Zaragoza
Javier Jiménez y Antonio Córdoba, campeón y subcampeón del concurso del Mejor Torrezno del Mundo 2019, celebrado en febrero pasado en El Burgo de Osma (Soria).
Sierra de Toranzo

Otro de los clásicos en cuanto a torreznos se refiere es La Lobera de Martín –Puerta Cinegia Gastronómica- donde también apuestan por los torreznos de grandes dimensiones, algo que llevan haciendo casi una década. Una tapa que triunfa, en palabras de su gerente, Manuel Martín, “porque tiene mucha carne, engorda y es pecado”, bromea. En su caso, la clave a la hora de prepararlo radica en dejarlo secar el tiempo suficiente. “Luego cortamos las piezas y las hacemos a fuego lento para, finalmente, escaldarlo en aceite hirviendo. Es un proceso bastante laborioso”, indica.

En su local, a la semana pueden servir entre 15 y 18 kilos de torreznos, ya que se trata “de uno de los productos estrella del local que viene a probar mucha gente de propio”. Cada pieza tiene un precio de 3 euros.

En busca del mejor torrezno en Zaragoza
En La Lobera de Martín también se pueden degustar buenos torreznos. En la imagen, su gerente, Manuel Martín, con un hermoso plato del sabroso producto.
C. I.

También encontramos estas piezas en la Alta Taberna de Soria, regentada por la familia Moreno Granel. El establecimiento, ubicado en la calle del Blasón Aragonés, 2; fue reconocido como una de las 20 mejores tabernas de España donde disfrutar de este manjar en 2016.

Tras más de 20 años dedicados al mundo de la hostelería con Casa Félix, decidieron dar un nuevo rumbo a su carrera profesional. “Abrimos hace tres años y la verdad es que la acogida del público ha sido inmejorable, sobre todo con los torreznos”, explica Félix Moreno, que aprendió a prepararlos en su pueblo, Morón de Almazán, en Soria.

En busca del mejor torrezno en Zaragoza
La Alta Taberna de Soria la regenta la familia Moreno Granel. Los torreznos son uno de sus productos estrella.
C. I.

“Utilizamos una carne de cerdo Duroc –una raza muy demandada en estos días- y el proceso de elaboración consiste en cortar las pancetas, se pochan y se fríen”, añade Moreno, que asegura que siguen preparándolo de la misma forma que les enseñaron sus padres y anteriormente sus abuelos. Ubicado en el corazón de El Tubo, la zona más emblemática de tapas de la capital aragonesa, se ha convertido en lugar de encuentro de personas del mundo de la cultura como actores, músicos, etc. “Durante las fiestas del Pilar ofrecemos nuestro delicioso torrezno con chocolate valor y lo pide mucha gente”, asegura. En su local, cada torrezno cuesta 2.50 euros.

Otro punto donde triunfa la oferta gastronómica a base de torreznos es ‘El escondite’ ubicado en el Paseo de los Rosales de Zaragoza y que presenta un torrezno muy diferente al resto, sobre todo en cuanto a tamaño y forma se refieren. “En nuestro caso optamos por piezas más pequeñas, cuadradas, pero que están exquisitas y muy crujientes y con un sabor maravilloso”, asegura Luis Vicente.

El gancho perfecto

En busca del mejor torrezno en Zaragoza
En 'El escondite' también triunfan los torreznos de buena panceta como la que muestra Luis Vicente.
C. I.

Además, el zaragozano ha quedado durante dos años consecutivos en segundo puesto en el concurso de torreznos organizado por la Casa de Soria en Aragón, tan solo superado por La Cocina de Casa (Magaña), empresa de platos elaborados.

“Tan solo una ración de 20 unidades lleva más de una hora de tiempo de preparación, sin embargo el plato no suele durar más de media hora en la barra”, asegura Vicente mientras retira tres piezas para “los clientes de cada mañana”. En su caso, cada pieza cuesta 1 euro, y aunque asegura que no da beneficio, en su opinión es un complemento, el gancho perfecto en la barra de cualquier bar.

Sin embargo, afirma que lo más importante a la hora de preparar un buen torrezno es contar con los ingredientes indicados: “El secreto es limpiarlo bien y cubrirlo de aceite con la corteza hacia abajo, antes de pasar la pieza a fuego lento durante más de una hora”, indica. Tras esa fase, se procede “a darle un golpe fuerte en la sartén durante unos segundo”, concluye.

Etiquetas