Zaragoza

Ayuntamiento de zaragoza

Reclaman 2.000€ de plusvalía a un zaragozano que se acogió a la dación en pago

El área de Economía y Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza le ha enviado el requerimiento 4 años después de perder la vivienda.

Extracto del requerimiento municipal (i) y de la alegación presentada por Jesús (d).
Extracto del requerimiento municipal (i) y de la alegación presentada por Jesús (d).
Heraldo.es

"Totalmente desconcertado". Así se quedó el zaragozano Jesús Rams tras leer y releer la carta que le envió el pasado 25 de marzo el área de Economía y Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza. A través de ella se le requiere el abono de 2.031,63 euros en concepto de plusvalía por el cambio de manos de un modesto inmueble en el barrio Oliver que, desde octubre de 2015, no es de su propiedad. Y no porque lo vendiese a otro particular y obtuviese un rédito económico: Jesús se acogió a la dación en pago, renunciando al 100% de la vivienda a cambio de dejar de afrontar las mensualidades de una hipoteca que no podía asumir.

El afectado presentó este miércoles en la oficina municipal de inspección tributaria un escrito de alegación con la ayuda del letrado Felipe Mateo. En él se indica que, en las fechas del lanzamiento, los únicos ingresos de este exempleado del sector de la construcción consistían en una pensión por enfermedad de 700 euros. El escrito cita la Ley de Haciendas Locales, cuyo artículo 105.1 establece que "estarán exentos de este impuesto los incrementos de valor que se manifiesten como consecuencia de la dación en pago para la cancelación de deudas contraídas con entidades de crédito". El abogado se apoya en él para pedir el archivo del expediente.

Por su parte, la agencia municipal tributaria se apoya en la misma norma e indica que "se ha incumplido la obligación de presentar la declaración-autoliquidación de acuerdo con las reglas generales de aplicación establecidas en la Ordenanza Fiscal nº 9". De los más de 2.000 euros que se le reclaman, 1.805 se corresponden con la cuota y otros 226 con intereses de demora, según se refleja en la misiva.

La vivienda, sita en la calle del Pintor Stolz, en el entorno del grupo Gabriela Mistral, fue adquirida por sus padres en 1989 y heredada en 2003 por los cuatro hijos. Jesús decidió quedarse con la casa, por lo que se hipotecó para comprar las partes del inmueble que correspondían a sus hermanos. Tras divorciarse, tuvo que abandonar la vivienda y asumir un alquiler mientras cumplía con los plazos del crédito, que ascendían a 330 euros mensuales.

Después del fallecimiento de su exmujer, que tras la separación se quedó a vivir en el domicilio, Jesús trató de regresar a la casa. Pero se encontró con que "el piso estaba ocupado por una chica joven y no había manera de recuperarlo, ni siquiera a través de una demanda en el Juzgado". Cuando logró entrar en la vivienda, "acompañado por la Policía", se topó con que "estaba completamente destrozado, con las paredes rotas a martillazos y con la luz enganchada al piso de abajo. No se podía vivir ahí sin invertir en una obra, pero es que no tenía ni para la hipoteca".

Tras nueve meses de impagos, la entidad bancaria llevó el caso a la Justicia. Tras un largo proceso se activaron los mecanismos que acabaron derivando en la dación en pago.

Jesús, ya jubilado, hace su vida en un piso en Parque Roma y paga mensualmente un alquiler "asequible", si bien considera no tener capacidad económica para "hacer frente a la cantidad que pide el Ayuntamiento" y que entiende "totalmente injusta". 

Etiquetas
Comentarios