Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

BARRIOS DE ZARAGOZA

Los vecinos de Escosura denuncian la presencia de ratas y basura en la vía pública

Muchos ciudadanos de esta zona del barrio de Delicias depositan sus bolsas de resto junto a los contenedores de plástico y papel pese a que la recogida de orgánico se lleva a cabo en cada comunidad de vecinos.

Los vecinos de Escosura denuncian la presencia de ratas y basura en la vía pública.
Una rata merodea entre la basura en la calle Ávila, junto a Escosura.
Leyre Ruiz

La acumulación de basura y desperdicios junto a los contenedores de la calle Escosura y sus adyacentes es ya una estampa habitual para sus vecinos. Muebles, ropa, cajas y hasta neumáticos usados son algunos de los objetos que pueden encontrarse casi a diario amontonados alrededor de los depósitos. Esta práctica, frecuente en determinados puntos entre la zona que va desde la avenida de Valencia hasta la calle Santander, está generando la llegada de nuevos residentes: las ratas. Los vecinos aseguran que la falta de limpieza y de civismo están detrás de esta situación y piden soluciones para atajar lo que consideran una amenaza para la salud.

“Es una situación crónica. Es un problema sanitario. Mandamos un escrito al Ayuntamiento y hace unos meses hicieron una desinfección en las bocas del alcantarillado de Escosura”, explica Josefa Bellés, presidenta de la Asociación de Vecinos Nuevo Delicias. Sin embargo, todavía pueden verse roedores merodeando por la zona. “Hace unos días un vecino nos comentó que había visto tres ratas al lado de los contenedores”, apunta. Uno de los puntos más conflictivos a este respecto se encuentra frente al número 29 de la calle Ávila. Allí hay tres contenedores que cada mañana amanecen limpios pero que conforme avanza el día se van llenando de deshechos inadecuados, lo que supone un apetitoso festín para las ratas, que se dejan ver incluso a plena luz del día.

Lo cierto es que en esta zona no hay contenedores de resto, como sí los hay en otras partes de Delicias. Aquí la recogida de orgánico se realiza en cada comunidad de vecinos, ya que cuentan con su propio cubo. “Tenemos el sistema de recogida del centro, pero parece que la gente no sabe que hay que sacarla al cubo a partir de las 8 de la tarde”, lamenta Bellés, que asegura que hay alternativas para quienes no pueden esperar hasta esa hora para deshacerse de sus bolsas. “Si alguien, por lo que sea, tiene que sacarla antes, que se acerque a echarlas a otras zonas como Vicente Berdusán, donde sí que hay contenedor de resto”, apunta.

“La calle Ávila solo ve el agua el día que llueve”

La situación de esta zona se agrava, según Bellés, por la falta de limpieza con agua a presión en determinadas calles. “En Escosura limpian con agua una vez a la semana, pero en el resto no. La calle Ávila solo ve el agua el día que llueve, y mira si hace tiempo que no llovía”, afirma. “Allí hay una zona hacia la mitad de la calle que está llena de excrementos de pájaro porque anidan en la parte superior de un edificio. Y eso no se hace ni en un día ni en dos”, apunta.

Según el colectivo vecinal, las calles Burgos, Tarragona y Obispo Tajón también sufren el problema de la suciedad, aunque existen otros factores, como el de los locales vacíos, que acrecientan la sensación de abandono. “En García Sánchez hay varios y en la calle Ávila también. Sus entradas y sus cristales solo acumulan porquería”, apunta Bellés, que asegura que han trasladado esta “dejadez” a la Junta de Distrito en varias ocasiones.

“Pintan en fachadas, establecimientos, persianas… Ven una pared recién pintada y allá que van”

Otra de las quejas habituales tiene que ver con las pintadas y las firmas que llenan algunas paredes e incluso cristales de locales comerciales de la zona, por lo que reclaman más sanciones para los grafiteros. “Pintan en fachadas, establecimientos, persianas… Ven una pared recién pintada y allá que van”, denuncia.

Además, reclaman mejoras en el asfaltado y piden que se mejore la iluminación de algunas calles, como la de Domingo Ram, que solo tiene farolas en uno de sus lados. “Quitando Escosura, que la asfaltaron este verano, el resto necesita arreglos”, apunta la representante del colectivo. Aún así, admite que “se han ido haciendo cosas”, como el rebaje de aceras en los pasos de cebra de Duquesa Villahermosa o el cambio de siete farolas en la calle Unceta, ya que al ser más altas que los árboles estos tapaban su luz.

Bellés también señala el triunfo que supuso para esta zona de Delicias conseguir que se redujera la prostitución callejera que hace una década impedía el descanso de sus vecinos. “Era un sinvivir por las peleas y el tránsito de gente. Estuvimos un año y medio saliendo a la calle todas las noches para ponerle fin”, recuerda. Con el asunto de la prostitución más controlado, la lucha de los vecinos se centra ahora en lograr unas calles en las que poder pasear sin tener que ver basura ni ratas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión