Despliega el menú
Zaragoza

desaparecida

La extraña peripecia por falta de camas de la mujer 'desaparecida' en Montañana

"Se la llevaron al hospital de Teruel por falta de camas", asegura un familiar.

José Gabarre es el cuñado de Carmen Clavería, la mujer que 'desapareció' en Montañana el pasado domingo y que se encuentra ingresada en el Hospital de Teruel, tras ser trasladada desde el Hospital Clínico Universitario 'por falta de camas'. Gabarre se muestra "indignado" ante "la falta de información del Clínico" y pide que trasladen a su cuñada a Zaragoza.

Carmen Clavería, la mujer cuya familia había denunciado su desaparición el pasado domingo, permanece ingresada para "sorpresa" de sus familiares en el hospital Obispo Polanco de Teruel, adonde fue trasladada "por falta de camas" tras sufrir una crisis el 31 de marzo en un bar del barrio zaragozano de Montañana

"Nos hemos enterado a las diez y media de la mañana, desde el domingo que denunciamos su desaparición a la 13.00. Nos han llamado por teléfono desde el Hospital Obispo Polanco de Teruel y nos han informado de que ha aparecido y que no nos preocupáramos, que está bien", explica Ruth, quien denunció en redes sociales la desaparición de su sobrina. 

Según cuenta su tía, Carmen sufrió un ataque de ansiedad el pasado fin de semana, mientras estaba con un chico reunida en un bar de la localidad. Discutió con él y, tras acudir la Policía, ella mismo pidió que la hospitalizaran. Lo que nadie esperaba es que apareciera en Teruel tres días después por falta de camas. La familia asegura que la joven, de 34 años, pidió que la hospitalizaran en Zaragoza tras sufrir una crisis de ansiedad, pero como no "había camas en el Clínico -denuncia Ruth- se la llevaron a Teruel", donde permanece ingresada a día de hoy.

"Hemos quedado ya la familia para ir a Teruel y nos la traeremos a un centro de aquí", añade esta familiar, vecina del barrio Oliver. 

Fuentes hospitalarias consultadas insisten en que la derivación a Teruel de este tipo de pacientes no es para nada habitual. "No tiene sentido que si no hay camas se lleven a una persona a Teruel. Tiene que haber algún elemento que desconocemos. Porque si faltan camas en un hospital, antes se deriva a cualquier otro de Zaragoza", afirman desde el Clínico. Por su parte, desde el sindicato médico Csif Aragón argumentan que la derivación de esta paciente se explica por la complicada situación que viven desde hace meses los servicios de psiquiatría. "El modelo que tenemos actualmente es un modelo que en muchas ocasiones nos está colapsando las propias urgencias y no se está dando una salida como se debería. Antes teníamos plazas en el Hospital Militar de Zaragoza y esas camas también se quitaron y no se han recuperado. Cada vez son más los problemas que tenemos y se van agravando con los cambios estacionales", apunta el presidente del sector de Sanidad de Csif Evangelino Navarro. 

Por su parte, desde la dirección del Hospital Obispo Polanco de Teruel se niegan a hacer declaraciones sobre los motivos que originaron el controvertido traslado de esta paciente a Teruel, amparándose en la "confidencialidad" y en la Ley de protección de datos.

¿Faltan camas en las unidades de psiquiatría? 

Precisamente hace apenas unos meses, y ante la falta de recursos que enfrentan las unidades de salud mental, varios psiquiatras de Aragón se pusieron en "pie de guerra" para denunciar lo que muchos especialistas consideran un "abandono reiterado" a las necesidades más básicas de estos pacientes: camas para los enfermos, atención urgente a los primeros episodios de enfermedades que cogidas en sus inicios ahorrarían mucho dolor al paciente y dinero a la administración; una unidad de pacientes refractarios (enfermos mentales que no responden a los tratamientos habituales, asociados al consumo de drogas); psiquiatras infantiles que redirijan las necesidades de una sociedad cambiante; residencias para enfermos no autónomos que dignifiquen su vida y las de sus familiares... "Modelos de trabajo habituales en otras Comunidades", según argumentaron en un reportaje publicado por HERALDO DE ARAGÓN.  

Etiquetas
Comentarios