Zaragoza

MANCOMUNIDAD CENTRAL DE ZARAGOZA

Cadrete celebra el primer bautizo civil tres años después de aprobar una ordenanza pionera

El acto será el 6 de abril en el salón de actos del ayuntamiento y estará oficiado por el alcalde.

Astrid y Javier, con Pablo y el pequeño Acher, en el ayuntamiento.
Astrid y Javier, con Pablo y el pequeño Acher, en el ayuntamiento.
Aránzazu Navarro

Acher cumplirá 2 años el próximo 8 de abril y, a pesar de su corta edad, en unos días escribirá una página de la historia local de Cadrete al ser el primer niño en recibir el bautizo civil en el municipio. El Ayuntamiento aprobó hace poco más de tres años una ordenanza que regula los llamados "actos de bienvenida social", un reglamento pionero en la provincia de Zaragoza, con precedente en varias localidades de Huesca.

Se trata de la alternativa laica al ritual de bienvenida católico a los niños durante una ceremonia en la que reciben la carta de ciudadanía. Se celebrará el 6 de abril en el salón de actos del ayuntamiento de Cadrete, en un acto que será oficiado por el alcalde, el socialista Rodolfo Viñas.

La ordenanza municipal reguladora de actos de bienvenida social del Ayuntamiento de Cadrete se aprobó en el último pleno de 2015, con los votos a favor del equipo de gobierno –el cuatripartito PSOE-PAR-CHA-Aragón Sí Puede– y la abstención del PP. Entró en vigor en enero de 2016 aunque, desde entonces, no se había aplicado.

"Este acto es una novedad", según explicó Viñas: "Siempre hace falta que alguien rompa el hielo". La ordenanza, tal y como recoge la exposición de motivos, destaca el "gran cambio social e ideológico" que se ha producido en España desde el reconocimiento de la libertad religiosa a través del artículo 16 de la Constitución Española. Por ello, el Ayuntamiento defiende la necesidad de "establecer los procedimientos oportunos para celebrar la bienvenida social de un nuevo ciudadano al municipio con connotaciones meramente civiles". Estos actos de bienvenida "no tendrán valor civil ni administrativo, y sí simplemente social y de afirmación de valores y compromisos de igualdad y libertad", según defiende el reglamento.

Estos actos de bienvenida no tienen valor civil ni administrativo, sino simplemente social

Acher disfrutará del día junto a sus padres, Javier Ledesma y Astrid Vinués, y a su hermano, Pablo, de 9 años, así como de los abuelos, tíos y amigos. Ejercerán como testigos su tía Natalia y su primo Rubén. Será el primer menor que estrene el registro creado al efecto para anotar los bautizos civiles que se celebren en el consistorio zaragozano. Entre los requisitos está que los niños tengan menos de 6 años. Durante la ceremonia, el alcalde leerá algunos de los artículos referentes a la infancia recogidos en la Convención de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas y en la Constitución Española y los principios que constan en la Declaración de los Derechos del Niño y la Niña. En la segunda parte del acto los padres del niño podrán tomar la palabra si lo desean. Y, a continuación, se procederá a la firma de la carta municipal de ciudadanía del niño.

El Ayuntamiento de Sabiñánigo ofició en agosto de 2009 el primer bautizo civil de Aragón. Estrenó así la normativa que regulaba también las bodas y los funerales y otros acontecimientos, como la mayoría de edad, bodas de oro o alcanzar el centenario.

Etiquetas