Despliega el menú
Zaragoza

Tribunales en Zaragoza

Padre e hijo, condenados a prisión por una pelea que acabó en tentativa de homicidio

El acusado más joven apuñaló a la víctima cerca de la avenida de Cataluña de Zaragoza con el arma que su progenitor le acercó en plena reyerta.

ARAGON JUICIO POR TENTATIVA DE HOMICIDIO / 14-02-2019 / FOTO: ARANZAZU NAVARRO [[[FOTOGRAFOS]]]
Los acusados, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
ARANZAZU NAVARRO

Para la Audiencia de Zaragoza no cabe ninguna duda de que Vicente Fontecha Pavón, de 41 años, quería acabar con la vida de D. M. P., de similar edad, cuando le apuñaló con un cuchillo de 20 centímetros de hoja en la espalda perforándole el pulmón izquierdo. El tribunal también tiene muy claro que la pelea que estaban manteniendo el agresor y la víctima en plena calle no hubiera tenido tan graves consecuencias de no ser por el padre del primero, Vicente Fontecha Macías, de 60 años. Porque, no conforme con gritar a su hijo "mátalo, mátalo", le acercó el cuchillo que se le había caído al suelo durante la refriega.

Por todo ello, los magistrados de la Sección Tercera de lo Penal acaban de condenar tanto al hijo como al padre a sendas penas de cárcel. Al más joven lo consideran autor material de un delito de tentativa de homicidio y le imponen una pena de cinco años y medio, mientras que al segundo lo castigan a dos años y medio como cómplice del apuñalamiento.

Los hechos que llevaron al banquillo a estos dos hombres se produjeron sobre las tres de la tarde del 19 de junio de 2017 en la calle Río Matarraña, al final de la avenida de Cataluña. La víctima declaró durante la vista que se dirigía a comer a casa de un amigo cuando se cruzó con Vicente Fontecha Pavón, con el que tuvo un encontronazo –por motivos que la sentencia no llega a aclarar– que desencadenó la posterior reyerta.

Según el fallo, en un primer momento, ambos contendientes estaban armados: la víctima con una palanqueta de hierro y el acusado, con una sierra metálica de arco, en una mano, y el cuchillo, en la otra. Durante la refriega, el primer hombre lanzó la herramienta a su contrincante, sin llegar a alcanzarlo. Vicente Fontecha Pavón acometió entonces contra la víctima, pero la sierra se fracturó y el arma blanca también acabó en el suelo.

El amigo con el que había ido a comer D. M. P., que estaba presenciando la disputa, trató de separar sin éxito a ambos hombres. No así el padre del acusado y también encausado, Vicente Fontecha Macías, quien se encargó de acercar a su hijo el cuchillo que se le había caído, mientras le animaba a clavárselo a su oponente.

Dos cuchilladas en el pulmón

Con el arma que le acercó su padre, Vicente Fontecha Macías asestó dos cuchilladas a la víctima, lesiones que, como dejaron claro los forenses durante el juicio y reconocen ahora los magistrados en su sentencia, le hubieran provocado la muerte por colapso pulmonar o shock hipovolémico de no ser por la rápida intervención de las asistencias médicas. Como prueba de que al agresor le movía el deseo de matar a su contrincante, el tribunal recuerda que "un vecino logró quitar el cuchillo de la mano a Vicente, impidiendo que continuara acometiendo a su víctima y huyendo del lugar".

Reconocen los magistrados que el encausado más joven presenta varios trastornos: de ansiedad generalizado, de personalidad límite y por abuso de sustancias. También hablan de una tendencia del acusado al uso de fármacos hasta la intoxicación. Sin embargo, no le aplican ninguna atenuante, hecho que podría llevar a la defensa, a cargo de Bella Sánchez Nuez, a recurrir el fallo. La letrada Ana Herrando reclamaba por las lesiones sufridas por el amigo de la víctima, pero la Audiencia no tiene claro quién se las causó.

Etiquetas
Comentarios