Zaragoza

comarca comunidad de calatayud

La España vaciada marcha a Madrid en burra y AVE

El alcalde de Torrubia de Soria, Raimundo Martínez, reivindica con una andada hasta Calatayud la falta de transporte público para llegar a la alta velocidad.

Imagen IMG_0275
El alcalde de Torrubia (de blanco) y dos amigos, con la burra Margarita, en dirección a Calatayud.
Macipe

Si la imagen junto a este texto fuese en blanco y negro, cabría la duda de si es de este jueves o de hace un siglo. Pero no, es de este jueves. Y en ella están, como protagonistas, con camiseta blanca y gorra azul, Raimundo Martínez, alcalde de la localidad soriana de Torrubia, y la burra Margarita. Lo hacen acompañados de dos amigos de Martínez, que se han unido a la andada que encabeza el regidor con la que reclama una conexión por transporte público hasta la estación de AVE en Calatayud.

"No podemos estar sin una línea con Calatayud", insiste el primer edil de un municipio con 66 habitantes empadronados. "No tenemos un enlace con el AVE. Algo que le vendría bien a los sorianos, pero también a los estudiantes de la zona de Calatayud que van a la Universidad en Soria", recordaba a mitad de la primera etapa, y lo achacaba a los políticos.

En total, recorrerán 55 kilómetros hasta llegar a los andenes bilbilitanos que dan acceso a la alta velocidad para acudir el domingo a la ‘Revuelta de la España vaciada’ en Madrid. Su itinerario incluye tres etapas: la de este jueves entre su pueblo y la venta de Malanquilla; la segunda hasta Cervera y la última, el sábado, para llegar a su destino. Ya en Calatayud hará noche en un hotel y acudirá con Margarita hasta la estación el domingo por la mañana.

Raimundo se muestra satisfecho: "Estoy abrumado por el apoyo que he tenido al salir, con gente de los pueblos de alrededor y de Soria, y por la repercusión mediática". A su lado, mientras Martínez respondía a los medios, Margarita esperaba paciente. "Es de un amigo, ganadero en Mesones de Isuela, y solo carga con los enseres para hacer el viaje. El domingo cuando monte al tren, ella volverá a casa", detallaba.

Pero la reivindicación no es fruto de un día: "Llevamos seis años pidiendo una línea de bus, hemos recogido más de 15.000 firmas y, si esto no hace efecto, no sé qué más hacer". Tras años de retraso, el contrato de la línea que iba a unir Soria y Calatayud se tuvo que empezar a rehacer en octubre pasado. El alcalde insiste en pedir "unos microbuses, que valdrían 170.000 euros al año". El tiempo dirá si Raimundo consigue, no ya llegar a Madrid, sino conectar su pueblo con el transporte del siglo XXI.

Etiquetas
Comentarios