Zaragoza

zaragoza

Salud Pública abre expediente al comercio asiático del que se retiró una tonelada de alimentos no aptos para el consumo

El establecimiento sigue abierto, aunque recibirá una sanción o un apercibimiento en función de sus antecedentes.

El bazar de comida asiática de la calle San Marcial de Zaragoza, en el que el Seprona de la Guardia Civil incautó una tonelada de alimentos no aptos para el consumo humano que estaban a la venta, continúa abierto.

La dirección general de Salud Pública del Gobierno de Aragón ha abierto expediente al comercio asiático del que se retiró una tonelada de alimentos no aptos para el consumo. El local, situado en la calle de Marcial, junto al Paseo de la Gran Vía, sigue abierto, aunque recibirá una sanción o apercibimiento en función de sus antecedentes. También lo está el local de la calle de Torres de Quevedo, en Las Delicias, en el que se requisaron 171,3 kilos de productos congelados sin envasar ni etiquetar que habían sobrepasado su fecha de caducidad.

Intervenida casi una tonelada de alimentos no aptos para el consumo que se vendían en Zaragoza
Los agentes del Seprona en el interior del local donde se hallaba la comida en mal estado.
Guardia Civil

Pese a la operación, realizada por el Seprona de la Guardia Civil en colaboración con el Departamento de Sanidad del Ejecutivo autonómico, ha habido clientes que este jueves han seguido acercándose hasta el establecimiento de la calle de Marcial. "He comprado fideos, salsa de soja, aceite y congelados. Nunca hemos tenido problemas", contaba una de ellas. En interior de este local se encontraron conservas, carnes y pescados que carecían de unas condiciones higiénico sanitarias mínimas.

Se intervinieron, concretamente, 326,100 kilos de carnes congeladas, que se encontraban en la zona de dispensador de las carnes y una cámara frigorífica interior; 129,900 kilos de pescado congelado y 395,500 kilogramos de productos envasados. Tras examinar la mercancía y verificar que no era apta para el consumo humano, fue retirada del establecimiento y destruida posteriormente, a excepción de los 100 kilos de productos que se hallaban mal etiquetados, que quedaron inmovilizados.

La Ley 5/2014 de 26 de junio, de Salud Pública de Aragón establece sanciones de 100 a 3.000 euros para las infracciones leves, de 3.001 a 60.000 para las graves y de 60.001 a 600.000 para las muy graves. En este último supuesto, el Gobierno de Aragón puede acordar, además, el cierre temporal del establecimiento por un plazo máximo de cinco años. A la hora de graduarlas se tienen en cuenta factores como la existencia o no de intencionalidad, la reincidencia o el incumplimiento de las advertencias o requerimientos previos formulados por el personal inspector, entre otros factores.

Etiquetas
Comentarios