Despliega el menú
Zaragoza

tarazona y el moncayo

El grupo Moncayo 900 reinventa y recupera el tradicional dance de Tarazona

La asociación ha impulsado la iniciativa con motivo del aniversario de la adhesión de la ciudad al Reino de Aragón.

Algunos componentes del grupo Moncayo 900 ensayando el dance el pasado sábado.
Algunos componentes del grupo Moncayo 900 ensayando el dance el pasado sábado.
Nora Bermejo

Tarazona perdió su tradicional dance en el siglo XX, una de sus principales señas de identidad. Ahora un grupo de ciudadanos se ha propuesto recuperarlo y lo hace además coincidiendo con el 900 aniversario de la incorporación de la ciudad al Reino de Aragón y es que en el año 1119 fue reconquistada por el rey Alfonso I de Aragón.

El grupo Moncayo 900 quiere reivindicar y ensalzar esta efeméride y para ello, nada mejor que hacer revivir el dance turiasonense. Entre los promotores del grupo se encuentran músicos y amantes de la cultura, la historia y la lengua aragonesa. “En el momento en que la ciudad pasó a formar parte del Reino de Aragón comenzó una sociedad de la que hay continuidad hasta nuestros días. Por eso, pensamos aprovechar esta circunstancia para celebrarla de alguna manera y también recuperar el dance y otras cuestiones de cultura aragonesa que están un poco de capa caída o medio olvidadas”, recuerda Dabi Lahiguera, uno de los grupo Moncayo 900.

Por el momento, se centran en el dance, una costumbre que también desapareció en algunas localidades moncaínas como Novallas, Litago, Malón o San Martín de la Virgen de Moncayo. Se conserva, “con más o menos frecuencia de realización” en Grisel, El Buste, Alcalá de Moncayo o Añón de Moncayo.

Desde la agrupación pretenden reinventar el dance introduciendo nuevos elementos y potenciando los clásicos. “Lo que estamos haciendo es crear un neodance, haciendo un refrito de mudanzas de otros sitios de nuestro entorno e inventando algunas nuevas. Queremos que sea un baile que valga para toda la comarca, que vaya evolucionando, y que los pueblos que no tengan paloteao puedan hacerlo suyo, quizás introduciendo alguna mudanza propia”, explica Lahiguera.

Un dance comarcal

La idea es que sea “algo vivo” que sirva como nexo de unión. “En este mundo globalizado vemos que se pierde el contacto y la cercanía porque muchas veces vivimos cada uno en nuestro propia realidad y esta es una manera tradicional de fomentar la creación de relaciones interpersonales”, asegura el danzante.

Los ensayos ya han comenzado y se desarrollan en el recinto ferial turiasonense, con más de una veintena de personas implicadas en la iniciativa. “Ya tenemos un par de mudanzas aprendidas, aunque están un poco verdes, una con arcos y otra con palos”, añade otro de los promotores, Luis José Navarro.

Este dance, que nace con vocación comarcal, quiere tener un poco de cada uno de los pueblos del Moncayo. Tarazona aportará el vestuario, ya que la música y las mudanzas se han perdido, pero sí que “existen grabados de Valeriano Bécquer y fotografías de principios del siglo XX que permitirán copiar la vestimenta de los danzantes turiasonenses”, dice Navarro.

La iniciativa nace con vocación de continuidad, no sólo para este año del aniversario. No hay límite de edad para participar y los niños también son bienvenidos. “Me parece fácil, aunque nos liamos con algunas cosas. Me gusta más cuando bailamos con los palos, aunque a veces me doy golpes”, cuenta Izarbe Pellicer, la danzante más joven de todos.

La idea es que los vecinos de Tarazona y la comarca se identifiquen con esta tradición y la sientan como propia. La participación continúa abierta ya que es un proceso laborioso que acaba de comenzar, aunque ya hay muchas ganas de poder representarlo ante el público.

El Ayuntamiento de Tarazona también trabaja en la preparación de diferentes actos para conmemorar esta efeméride que supuso un hito en su historia.

Etiquetas
Comentarios