Despliega el menú
Zaragoza

animales

Modelos de cuatro patas: la fotografía de mascotas triunfa en Zaragoza

Son varios los estudios fotográficos de la capital aragonesa que han incluido en sus servicios las sesiones con todo tipo de animales, desde perros y gatos, hasta ratas, hurones e incluso gambas.

No son los modelos más habituales, pero sí los más fotogénicos. Sus imágenes inundan nuestros móviles y redes sociales y poseen la capacidad de enternecer o sacar una sonrisa a cualquiera. Tienen cuatro patas, son peludos y los amigos más fieles de los humanos. Se trata de las mascotas, esas compañeras de aventuras que se convierten en un miembro más de la familia y, por supuesto, no pueden faltar en el retrato familiar.

En Zaragoza son ya varios los fotógrafos profesionales que han incluido las sesiones con mascotas entre sus servicios. Lorena Cosba es una de ellas. Su pasión por los animales la llevó hace 10 años a crear ‘Mascotastudio’ (San Pablo, 14, en el Gancho), el primer estudio de la capital aragonesa especializado en fotografía de mascotas. Lorena ya trabajaba en fotografía de bodas y de producto en ‘Cosa de dos’ y Olsen Projects’, pero se dio cuenta de que el sector de los animales era una oportunidad: “Veía que podía ser un mundo interesante porque hay poca gente tan especializada y, además, las mascotas están cada vez más integradas en la familia y a la gente le gusta tener un recuerdo. Yo me sentía muy identificada porque siempre he tenido animales y me encanta tener fotos de todos ellos cuando ya no están”.

Desde que abrió ‘Mascotastudio’, Lorena ha trabajado con cientos de animales, capturando escenas familiares, en pareja o en solitario. La fotógrafa define sus imágenes como “muy minimalistas”, ya que utiliza fondos blancos o colores lisos con el objetivo de destacar únicamente la esencia de las personas y sus mascotas, al natural. “Lo que no busco nunca es que posen, la premisa es que la gente venga a pasar un buen rato. Se prioriza un poco que sean más divertidas y espontáneas, captar lo que hagan los animales por sí mismos, sin forzar”, comenta Cosba.

Las mascotas que más llevan a su estudio son perros -“un 90%”- y gatos, aunque los dueños de estos últimos suelen preferir que sea la fotógrafa la que se desplace a su domicilio para hacer la sesión, pues los felinos “se estresan mucho al salir de casa” y a Lorena no le gusta “nada” que los animales lo pasen mal. Siempre intenta que disfruten, que sea como un juego para ellos, y con frecuencia los soborna con chucherías.

Pero por ‘Mascotastudio’ también han pasado animales más ‘exóticos’, como ratas, iguanas, loros, ninfas, hurones, cobayas, hámsters e incluso gallinas. “Resulta que hay gallinas ornamentales, son preciosas y el chico que las tenía me las trajo para hacerles fotos. Parece que van vestidas con un abrigo, son bastante espectaculares”, recuerda Lorena.

Durante todos estos años trabajando con mascotas, la fotógrafa cuenta con alguna que otra anécdota, como aquella vez que una chica que adiestraba animales para el cine le trajo “100 ratas” para que las retratara: “Las iba soltando por grupos, no estaban en ningún momento las 100 sueltas, pero fue curioso, sobre todo porque entonces yo tenía el estudio en casa y tenía gatos”.

Su trayectoria y su intensa labor en redes sociales -especialmente en su cuenta de Instagram y Facebook- han atraído hasta el estudio de Lorena a gente de diferentes partes de España y le han permitido realizar proyectos para clínicas veterinarias y marcas de ropa, complementos o productos para mascotas. Además, hace un par de Navidades, la fotógrafa elaboró un calendario solidario para la empresa Kiwoko, cuyos fondos iban destinados a la adopción de animales abandonados.

Amor por las mascotas

Diana Cebrián y Silvia Redín, las emprendedoras aragonesas detrás del estudio ‘Flash Go Fotografía’ (avenida de la Almozara, 45), también realizan desde hace cuatro años el calendario solidario de la protectora Adala. Aunque están especializadas en imágenes de bebés y niños, su amor por los animales las hizo lanzarse a la fotografía de mascotas desde sus inicios. “Cuando empezamos con la empresa -hace casi 6 años- teníamos las dos mascotas, nos gustaban un montón y vimos que ese campo estaba aquí poco explotado, así que decidimos innovar por ahí”, explica Diana.

En su experiencia con la protectora Adala, han tenido la oportunidad de trabajar con perros abandonados, una labor muy gratificante a la par que compleja, tal y como afirma Diana: “El primer año que salió el calendario estaban todos por adoptar y enseguida encontraron todos familias o casa de acogida. Es difícil trabajar con ellos porque son perros maltratados, tienen lesiones… Algunos vienen con muchísimo miedo y hay que tener mucha paciencia, pero nos lo pasamos muy bien”.

En su estudio también reciben a muchas familias que quieren un retrato familiar profesional junto con sus animales y alguna imagen especial de estos en solitario. “Tienen muchísimas fotos de sus mascotas en el móvil, pero no tienen una foto bonita para tenerla en el recuerdo”, señala Diana. Para lograr capturar las mejores escenas, las fotógrafas de ‘Flash Go’ utilizan su ingenio y hacen que los animales se diviertan y estén cómodos: “Intentamos ganárnoslos jugando con pelotitas -señala Cebrián- y, sobre todo, con premios, ya sean chuches, salchichas o jamón york. Se les conquista por el estómago”.

Las mascotas que más acuden a su estudio son perros y gatos, aunque Diana asegura que no le importaría trabajar con “alguna serpiente” o algún animal más extraño. Las sesiones las realizan tanto en interior como en exteriores, en este último caso buscando siempre una zona natural, como un bosque o un parque, donde las mascotas, especialmente los perros, puedan jugar y divertirse. Algunas de sus creaciones, así como los concursos o promociones que llevan a cabo pueden seguirse en sus cuentas de Facebook e Instagram.

“Amigo de los animales”

Manolo García, propietario de KIDSfoto.es (Mariano Baselga, 1, en el Arrabal), abrió su estudio hace 5 años y desde entonces cuelga en su puerta el cartel de “Amigo de los animales”. Tiene “dos ‘perrhijas” con las que va “a todos lados” y considera que las mascotas de sus clientes son también un miembro más de la familia: “Quieren un recuerdo porque las mascotas no duran tanto como nosotros y luego te arrepientes de no tener alguna foto de ellos”.

Este fotógrafo zaragozano está especializado en fotografía infantil, aunque realiza cada vez más sesiones con mascotas. Pese a ser un trabajo que tiene cierta complicación, asegura que es “más fácil” que hacer fotos a niños: “Hay que anticiparse un instante porque sabes que la siguiente reacción a que le enseñes una chuche es que se tire a por ella, pero ese momento que se queda mirando calculando la distancia, ese es el instante que coges. Sin embargo, con un niño nunca sabes… Es anticipación, paciencia y muchas chuches. Y si es un gato, esperar a que te haga caso si quiere”.

Por el estudio ‘KIDSfoto.es’ han pasado animales de todo tipo, desde perros y gatos, hasta hámsters, tortugas, loros o conejos. Pero las mascotas más curiosas que ha fotografiado, sin duda, son “un cerdo de 220 kilos” que le trajo una pareja desde una granja de Sabiñánigo, un loro que había sobrevivido a la abuela de una familia y que tenía la lengua algo suelta, y una gamba. “Un niño de comunión vino con una de esas gambas de cristal que son peces de acuario, unos bichitos limpiafondos en las peceras. Serpientes no he tenido ninguna, pero no les haría ascos. Aquí, mascotas, de todo”.

Etiquetas
Comentarios