Zaragoza

Ayuntamiento de Zaragoza

Luz verde a una auditoría de la deuda de Zaragoza propuesta por el PP

Los tres grupos de izquierda han tumbado la elaboración de un plan de reducción de deuda.

Grupo popular en el pleno del Ayuntamiento de Zaragoza.
Grupo popular en el pleno del Ayuntamiento de Zaragoza.
José Miguel Marco

El PP ha sacado adelante en una sesión extraordinaria del pleno del Ayuntamiento de Zaragoza una propuesta para elaborar una auditoría sobre el total de la deuda municipal, pero no ha conseguido mayoría en las otras tres peticiones por las que convocaba esta sesión.

Así, mientras el primer punto relativo a la auditoría ha salido adelante gracias al apoyo de ZeC, los tres grupos de izquierda han tumbado la petición de un informe al interventor sobre las consecuencias de que Hacienda compute el total de la deuda del tranvía, la elaboración de un plan de reducción de deuda y la presentación de un nuevo proyecto de presupuesto.

Esta sesión extraordinaria, celebrada a continuación del Pleno ordinario, ha estado marcada por las acusaciones de "electoralismo" por parte de ZeC, PSOE y CHA.

"Esto va de transparencia, de conocer los datos", ha comenzado su intervención la portavoz económica del PP, María Navarro, quien ha pedido "levantar la alfombra para conocer la verdad" y hacer algo más que "quejarse".

En esa línea se ha manifestado también la portavoz de Ciudadanos, Sara Fernández, quien ha votado favorablemente los cuatro puntos y ha instado a "remangarnos" en lugar de buscar culpables.

El consejero municipal de Economía, Fernando Rivarés, ha tachado el debate de "falso, electoralista y partidista", pero ha secundado la elaboración de un auditoría, pese a que "todo está claro", porque en ZeC son "amigos" de la auditoría permanente.

En cuanto al informe sobre las consecuencias de que el Ministerio de Hacienda compute los 183 millones de la deuda del tranvía, desde el PP han aducido que solo se pueden defender los intereses de la ciudad con transparencia y desde Ciudadanos han rechazado las formas, en referencia a la amenaza de acudir al contencioso-administrativo.

ZeC, PSOE y CHA se han opuesto al entender que no hace falta ese informe y que "las consecuencias las sabemos todos" y es la imposibilidad de acceder al endeudamiento a largo plazo, como ha dicho el socialista Javier Trívez.

María Navarro (PP) ha defendido también que el Gobierno de ZeC "se ponga ya a trabajar" en un plan de reducción de deuda, algo que se debe hacer "queramos o no queramos", como ha mantenido Sara Fernández (Ciudadanos).

Frente a esta posición, el PSOE ha preferido esperar y no "claudicar" por si el conflicto con Hacienda se puede resolver, además de que lo "razonable" sería que lo hiciera la próxima corporación, como cree que sucederá.

Sin embargo, Rivarés ha dicho que "sin presupuesto no hace ninguna falta" este plan de reducción de deuda, mientras que Carmelo Asensio desde CHA lo ha rechazado porque obligaría a recortes de gasto público y supondría dar por buena "la majadería contable" del Ministerio de Hacienda.

El último punto del orden del día hacía referencia a la exigencia de presentar un nuevo proyecto de presupuesto de 2019 después de que el pasado 15 de marzo la abstención del PSOE propiciara que salieran adelante las enmiendas a la totalidad de PP y ZeC y cayeran las cuentas.

El portavoz popular ha afirmado que el proyecto no se va a presentar porque en la izquierda "no se atreven" y por el "electoralismo" del PSOE.

Ciudadanos se ha sumado a la iniciativa, mientras que ZeC, PSOE y CHA han considerado que las cuentas las debe elaborar ya el gobierno que salga de las urnas el próximo 26 de mayo.

Etiquetas
Comentarios