Despliega el menú
Zaragoza

sucesos en zaragoza

Los bomberos sacaron la camilla por una ventana

Varios vecinos del número 23 de la calle de Roger de Flor salieron al portal para esperar en la calle al operativo de rescate.

Los bomberos no tuvieron este viernes nada fácil acceder al patio de luces donde se produjo la caída del bebé, ya que los pisos bajos no dan a las clásicas terrazas sino a los tejados de varios talleres y locales. De hecho, varios vecinos del número 23 de la calle de Roger de Flor salieron al portal para esperar en la calle al operativo de rescate e indicarle cómo llegar al lugar donde se encontraba la víctima.

Al no existir una puerta de acceso directo, tanto los bomberos como los sanitarios tuvieron que saltar a la cubierta de uralita a través de la ventana de una de las viviendas de la planta baja. Por allí sacaron también luego la camilla para evacuar a la pequeña en una uvi móvil hasta el Hospital Infantil.

Al escuchar el ruido que provocó la caída de la niña y los posteriores gritos de sus padres, fueron numerosos los residentes que se asomaron a las ventanas que dan al enorme patio de luces (la manzana abarca varios portales de las calles Roger de Flor, Galán Bergua y Escultor Palao). Uno de estos vecinos saltó enseguida por una ventana para llegar hasta el lugar donde había caído la pequeña y tratar de socorrerla. Este hombre permaneció junto a ella hasta que llegaron varios agentes de la Policía Local, primero, y el resto de servicios de emergencia, después.

Según explicaron tras el accidente algunas personas, los sanitarios estuvieron alrededor de media hora sobre la cubierta asistiendo al bebé y tratando de estabilizarlo para trasladarlo después a urgencias. Para la familia de la niña y quienes contemplaban la operación de salvamento desde sus casas, fueron momentos angustiosos, ya que ignoraban el estado en que se encontraba la pequeña tras caer desde más de 12 metros.

Etiquetas
Comentarios