Zaragoza

hostelería

Asociaciones hosteleras presentan más de 50 alegaciones al proyecto de ordenanza del ruido

Lo rechazan porque "ataca al sector, es ambiguo y pone en riesgo los empleos de las empresas dedicadas a la hostelería".

6
Varias entidades de hostelería han presentado las alegaciones ante el registro del Ayuntamiento de Zaragoza.
HA

Varias entidades de hostelería han presentado ante el registro del Ayuntamiento de Zaragoza, en la plaza del Pilar, más de 50 alegaciones al Proyecto de ordenanza de protección contra la contaminación acústica del consistorio, al entender que daña al sector.

El responsable de Aragón en Vivo, Pablo Cano, ha explicado que rechazan este proyecto de ordenanza porque "ataca al sector, es ambiguo y pone en riesgo los empleos de las empresas dedicadas a la hostelería".

En declaraciones a los medios de comunicación, Cano ha explicado que antes de registrar las alegaciones --cuyo plazo vence este viernes-- presentaron 82 preguntas para recabar información que les permitiera elaborar las alegaciones, pero no obtuvieron respuesta, "solo el silencio administrativo".

Cano ha cuestionado la legalidad de la futura norma porque propone multar a los negocios por el comportamiento "incívico" de los clientes y prohíbe vociferar, pero no multa por hacerlo en la calle.

Por su parte, el representante de Horeca, Jesús Boillos ha explicado que el problema del ruido está fuera de los negocios y se localiza en los espacios públicos, donde se hace botellón o en la calle cuando la gente sale a beber. "Estas situaciones generan ruido y suciedad, pero la ordenanza no lo ataja ni lo regula y por eso presentamos esta enmienda a la totalidad, que son las más de 50 alegaciones".

"TOQUE DE QUEDA"

Boillos ha comparado la ordenanza con un "toque de queda para que la gente se recoja en sus casas antes de cierta hora, algo que no es propio del siglo XXI, sino de otras épocas. Ataca a la esfera privada y crea inseguridad jurídica, además de poner en riesgo ha viabilidad de los negocios".

Otra carencia que ha detectado es que "será el negocio el que pague la multa por beber en la calle, haya suministrado o no la bebida". A su parecer, esta propuesta de ordenanza "no resuelve las necesidades del sector hostelero, ni de los vecinos" al tiempo que ha reclamado la elaboración previa de un mapa de zonas de ruido para luego confeccionar la ordenanza.

Las entidades que ha presentado las alegaciones son Asociación Profesional de Empresarios de Cafés y Bares de Zaragoza y Provincia; Asociación Profesional de Empresarios de Hoteles y Restaurantes de Zaragoza y Provincia (HORECA), Asociación Plataforma de Empresarios Hosteleros de Aragón (APEHA), Asociación El Tubo de Zaragoza, Asociación Aragón en Vivo, y Asociación de Empresarios de Salas de Fiesta, Baile y Discotecas de Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios