Zaragoza

inmigración 

Open Arms: "Ya no hay barcos, van a morir y no lo vamos a saber"

Óscar Camps ha censurado, en reunión con Santisteve, la "inacción deliberada" de la UE y la "criminalización" de organizaciones como la que lidera.

Òscar Camps (Open Arms) Ya no hay barcos, van a morir y no lo vamos a saber
El presidente de Open Arms, Óscar Camps, durante su reunión de este miércolescon Santisteve.
Efe

Después de la incautación por parte de Italia del último barco italiano que rescataba inmigrantes en el Mediterráneo, el 'Mare Jonio', el fundador de Open Arms, Òscar Camps, ha advertido de que los inmigrantes "van a morir y no lo vamos a saber".

En un encuentro con los medios de comunicación después de una reunión con el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, el activista en la ONG española dedicada a rescatar inmigrantes y refugiados en alta mar ha censurado la "inacción deliberada" de la Unión Europea y la progresiva "criminalización" de organizaciones como la que lidera.

Unas declaraciones que se producen horas después de que el Gobierno italiano de Matteo Salvini haya permitido que desembarquen en el puerto de Lampedusa las 49 personas rescatadas en el Mediterráneo, pero haya ordenado la incautación del barco.

"Hasta ahora estaba el barco italiano Mare Jonio, que salió a navegar y rescató a estas personas. Ha tenido el mismo encontronazo con Salvini que nosotros tuvimos hace un año con nuestra retención en Italia", ha recordado el activista.

Ahora, Camps avisa de que no hay ningún barco de organizaciones dedicadas al rescate en el Mediterráneo central, ya que también su nave está "fuera de combate" desde el enero, cuando fue bloqueada en el puerto de Barcelona por el Gobierno español.

Ha lamentado que "desde hace un tiempo todas las organizaciones han sido perseguidas", después de que se haya generado una "corriente de opinión muy despectiva" hacia organizaciones como Open Arms, a la que se suma un comienzo de "criminalización".

"Nos sorprende que el Gobierno español se haya alineado con este tipo de teorías, cuando de inicio tuvimos el aperturismo con el caso del Aquarius", ha señalado Camps, en referencia a este barco con 630 inmigrantes a bordo que el Gobierno socialista de Pedro Sánchez permitió que atracara en el puerto de Valencia.

Y ha continuado: "Hace un año nos daban premios y ahora, los mismos, nos criminalizan".

"Estas son las políticas que imperan actualmente: politizar el salvamento en el mar y la protección de la vida humana, contraviniendo los convenios internacionales", ha resumido.

Y no solo en el mar, sino "en el propio suelo" la situación se encuentra al límite, con decenas de miles de personas hacinadas en lo que el activista ha denominado como "campos de concentración", ya que los migrantes pueden llegar a pasar allí más de tres años, en una situación en la que el suicidio de los adolescentes está "causando mella".

Este miércoles, el fundador de Open de Arms y la directora de comunicación de la organización, Laura Lanuza, impartirán una charla en la zaragozana Casa de las Culturas, para explicar el trabajo que realiza esta ONG.

Nacida de una empresa de socorrismo y salvamento marítimo, Open Arms empezó a operar en septiembre del 2015 en la isla de Lesbos en el mar Egeo, donde ayudó a llegar a las costas a más de 150.000 personas en pocos meses.

En julio del 2016, amplió su radio de operación cubriendo la ruta más mortífera del mundo, la del Mediterráneo Central, a bordo de barcos medicalizados y equipos profesionales de salvamento, con más de 300 voluntarios de España, Grecia, Italia y Sudamérica.

En estos momentos, Camps ha informado de que la ONG está preparando otro barco, el 'Astral', que estará en aguas internacionales "lo antes posible".

"Pero de momento, somos una organización muy pequeña y nos defendemos como podemos", ha concluido.

Etiquetas
Comentarios