Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Los trabajadores del autobús urbano de Zaragoza vuelven a convocar paros que comienzan esta tarde

Entre las 18.00 y las 22.00 los viajeros verán cómo empeora el servicio y aumenta el tiempo de espera. Ante el desacuerdo en los cuadros de marchas, la plantilla también hará huelga la mañana del viernes.

REFERENDUM EN AVANZA ( ZARAGOZA ) / BUS URBANO / 19/03/2019 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
Un momento de las votaciones, que tuvieron lugar ayer en las instalaciones de cocheras.
Oliver Duch

Los trabajadores del bus urbano, tras una votación en referéndum que concluyó pasada la medianoche, han decidido secundar dos nuevos paros del servicio que comenzarán esta misma tarde. Entre las 18.00 y las 22.00, los conductores de Avanza están llamados a la huelga, con lo que los sufridos usuarios del transporte público zaragozano verán cómo empeora el servicio y tendrán que esperar más minutos bajo las marquesinas. Los paros continuarán el viernes, esta vez, en horario matinal: de 8.00 a 12.00. El Ayuntamiento estableció ayer unos servicios mínimos de alrededor del 40% de la flota, lo que fue criticado por los conductores al considerarlos "abusivos" y que "prácticamente no permiten el derecho a huelga". El Consistorio recuerda que los autobuses deben concluir sus trayectos de línea antes de retirarse hacia cocheras.

En el referéndum de ayer el 56,37% de los trabajadores que se acercaron a votar respaldaron los paros (354 votos de los 628 emitidos, si bien el censo de la plantilla es de 1.143 empleados). Un 41,08% se mostró contrario a la propuesta (258 sufragios) y también se contabilizaron 12 votos en blanco y 4 nulos.

También participaron en el referéndum los miembros de talleres, que pararán como el resto de sus compañeros y participarán en algunas de las concentraciones de protesta que anoche aún se ultimaban. La primera de ellas será esta misma tarde: una manifestación, a las 19.00, que recorrerá el centro desde la plaza de España a la plaza de Aragón. Tampoco se descarta una caravana de vehículos que iría por Cesáreo Alierta hasta el Camino de Las Torres y volvería por Miguel Servet.

Contactos y falta de acuerdo

Hace siete días, como muestra de "buena voluntad negociadora", el comité de empresa decidió suspender unos paros que se habían convocado para los días 13 y 15 tras fracasar el intento en el Servicio de Mediación y Arbitraje de acercar posturas entre la empresa y los sindicatos. Este pasado lunes se celebró una mesa tripartita en el Ayuntamiento para fomentar el diálogo, pero tras horas de reunión –en sesión matinal en el Consistorio y vespertina ya en la sede de Avanza– no se alcanzó ningún acuerdo. Ayer también hubo un último intento para evitar las movilizaciones, pero los contactos resultaron infructuosos.

¿Qué es lo que separa a la empresa y los trabajadores? Por un lado están los cuadros de marchas, que los conductores aseguran son demasiado exigentes y, en ocasiones, imposibles de cumplir. Dicen estar obligados a hacer largos itinerarios en un tiempo récord, cosa que va en detrimento de un buen servicio.

Este problema requiere de un exhaustivo estudio línea a línea y la empresa ya ha presentado al comité nuevos cuadros de marchas para las líneas 25, 32 y 53. No obstante, hay otras más prioritarias y que continúan en cuestión, sobre todo, por cuestiones de rentabilidad económica. Así, la falta de tiempo para cubrir los recorridos es un problema acuciante en líneas con mucha demanda como las 23, 24, 39 y las dos circulares. El lunes hubo consenso en estudiar también tiempos más reales para las lanzaderas 55 ,56 y C4.

Sin abandonar la controversia de los cuadros de marchas, el comité de empresa exige que se retiren los expedientes abiertos por no realizar los recorridos en el tiempo estipulado. También denuncian los sindicatos desacuerdos con la empresa en otras cuestiones relativas al estado de los vehículos, a las rampas de los buses que recientemente inspeccionó el Ayuntamiento u otros problemas sobre los espejos interiores y los chivatos rojos de emergencia.

El gobierno de ZEC no quiere que a dos meses de las elecciones se vuelva a enquistar un conflicto laboral en el bus urbano, que ya les granjeó un gran coste político cuando Santisteve y los suyos apenas acababan de acceder al mandato. Los concejales Alberto Cubero y Teresa Artigas tuvieron que hacer frente en 2015 y 2016 a la mayor huelga de la historia de la ciudad, con 123 días de paros, que permanece como uno de los grandes borrones de la gestión de ZEC, pues –incluso– se tuvo que recurrir a un mediador externo.

Ayer Cubero, responsable de Servicios Públicos, emplazaba a la partes a "dialogar y negociar", si bien ahora el área de Movilidad depende de Urbanismo, esto es, del concejal Pablo Muñoz y no de la nueva edil Adriana Caridad, que ha sustituido a Teresa Artigas tras su renuncia.

Etiquetas
Comentarios