Zaragoza

zaragoza

La hostelería vuelve a pedir paralizar la ordenanza del ruido y plantea 80 dudas

Para esta organización, la norma es "un despropósito" que de aprobarse "supondrá un desastre para el sector pues contiene artículos imposibles de cumplir por sus exigencias".

Seis asociaciones de hosteleros de Zaragoza hacen frente común contra la ordenanza del ruido de ZEC
José Miguel Marco

Las asociaciones de hostelería de Zaragoza han vuelto a pedir la paralización de la tramitación de la ordenanza de Protección Contra la Contaminación Acústica, mientras piden al Ayuntamiento de Zaragoza que de respuesta a las 82 dudas que les plantea.

El sector, que aduce que esta normativa genera inseguridad jurídica a todo tipo de negocios, reclama una ordenanza participativa y redactada con responsabilidad, informan fuentes de la Plataforma de Empresarios Hosteleros de Aragón (APEHA) en una nota de prensa.

Y es que aseguran que no se contó con todas las partes para la redacción de una normativa básica para el ocio, el turismo y la economía.

La plataforma critica la falta de información y transparencia por parte del Ayuntamiento, que ya les ha comunicado que no responderán a sus dudas, para poder formular de manera efectiva las alegaciones, que presentarán todas las entidades del sector unidas ante la gravedad de la situación.

Para esta organización, la norma es "un despropósito" que de aprobarse "supondrá un desastre para el sector pues contiene artículos imposibles de cumplir por sus exigencias".

La plataforma expresa sus dudas en relación a los criterios para declarar una zona saturada y qué actores deben participar en su declaración, cómo se realizarán las mediciones de ruido o cuándo se procederá a la reducción de horarios de apertura que contempla la norma y también en torno al comportamiento de la ciudadanía y qué consecuencias coercitivas tendrían su incumplimiento.

Parte de las dudas están dirigidas a los artículos que hacen responsables del ruido de los consumidores en la calle tanto a los propios consumidores como solidariamente los titulares de las actividades organizadas.

A juicio de la organización, la norma también "deja en vilo a todo el comercio de la ciudad" porque, aducen, la ordenanza les obliga a tener insonorización "dejando sin futuro a todas las pymes" y piden que se les aclare además a qué sanciones se exponen quienes celebren fiestas familiares en viviendas particulares.

“Las promesas de consenso y de respuesta por parte de la ex concejal Teresa Artigas no se han cumplido, por lo que solicitamos una cita urgente de la actual edil Adriana Caridad, o que amplíe el plazo de alegaciones”, concluyen.

Etiquetas
Comentarios