Zaragoza

zaragoza

Procesan a un jubilado por la presunta violación de su vecina

El agresor, en prisión provisional, aprovechó que el marido de la mujer no estaba en casa para agredirla y forzarla.

Audiencia Provincial de Zaragoza.
Guillermo Mestre

El titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Zaragoza acaba de dictar auto de procesamiento contra F. F. M., un hombre de 65 años al que la Guardia Civil detuvo el pasado mes de febrero como presunto autor de la violación de su vecina en una localidad próxima a la capital aragonesa. Dada la gravedad de los hechos y la violencia empleada por el encausado, el juez no dudó en decretar su ingreso en prisión provisional. Y como entiende que no son necesarias más pruebas, el instructor ha señalado para la próxima semana la declaración indagatoria del procesado, para pedir después a las partes que emitan sus respectivos escritos de calificación.

Los hechos que han llevado a este hombre al centro penitenciario de Zuera se produjeron el pasado 9 de febrero. Aquel día, sabedor de que el marido de la mujer no estaba en casa, el presunto violador la acompañó hasta la puerta de su vivienda. Una vez allí, con la excusa de ayudarla a abrir el portón de la cochera, el encausado propinó un fuerte empujón a su vecina y logró meterla dentro.

Sorprendida y asustada, la víctima trató infructuosamente de escapar. Pero el hombre cerró la puerta por dentro y la arrojó contra unas cajas que había almacenadas en la entrada, tapándole a continuación la boca para silenciar sus gritos. Según el auto de procesamiento del juez, el agresor tampoco dudó en propinarle varias bofetadas mientras le decía que estaba enamorado de ella.

Para intentar satisfacer sus deseos sexuales, el hombre se desnudó e intentó quitar la ropa también a la mujer, a la que dijo que tenía intención de forzarla. Ella se resistió todo lo que pudo, pero él se aprovechó de su mayor envergadura para manosearla por todo el cuerpo. No llegó a conseguir la erección, pero penetró a la mujer con un dedo, de ahí que se le procese por presunta violación. Aprovechando un descuido de su agresor, la vecina sacó fuerzas para zafarse de él y salir corriendo a la calle, donde permaneció oculta hasta que vio que él abandonaba la vivienda.

La mujer denunció inmediatamente lo sucedido y acudió a un centro sanitario para ser reconocida. Allí constataron que presentaba lesiones compatibles con una agresión sexual, de lo que da cuenta el juez en su auto. Para hacer frente a una posible indemnización, se ha exigido al agresor, defendido por Carmen Sánchez, que deposite 10.000 euros.

Etiquetas
Comentarios