Zaragoza

zaragoza

Cincuenta cipreses para el cementerio de La Cartuja

El camposanto más antiguo de Zaragoza se quedaba sin espacio para nuevos enterramientos, pero se ha ampliado con 150 nuevos nichos y un columbario.

cartuja3
Una veintena de voluntarios llevaron a cabo la plantación de los cipreses en el cementerio
AVV Jerónima Zaporta

El cementerio de La Cartuja Baja es el más antiguo de toda Zaragoza y alberga en su interior los enterramientos de personajes tan ilustres como Doctor Cerrada, Lasierra Purroy o Manuel Lasala, que hoy dan nombre a numerosas calles de la ciudad. El complejo funerario se ha convertido en todo un símbolo para los habitantes de este barrio rural, que el pasado sábado celebraron ahí el Día del Árbol con una plantación de medio centenar de cipreses.

La actividad, organizada por la Asociación de Vecinos Jerónima Zaporta y a la que acudieron más de una veintena de voluntarios, tuvo un triple objetivo: “Por un lado, queríamos poner bonito el cementerio; por otro, rendir homenaje a nuestros antepasados enterrados aquí y, por otro, frenar el cambio climático, porque siempre hemos tenido cierto sentimiento ecologista”, explica José Ignacio Vera, miembro de la asociación.

El camposanto data del año 1791 y pertenecía al Hospital Nuestra Señora de Gracia hasta que fue cedido a la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), entidad a la que pertenece ahora. Aunque en sus orígenes era utilizado solo para enterrar a los enfermos que morían en el hospital, su uso cambió a partir de principios del S. XIX, ya que un decreto de las Cortes prohibió por cuestiones de salud seguir inhumando a los difuntos en el interior de las iglesias y parroquias. Fue entonces cuando el cementerio de La Cartuja pasó a ser el cementerio provisional de la ciudad.

cartuja2
Una veintena de voluntarios llevaron a cabo la plantación de los cipreses en el cementerio
AVV Jerónima Zaporta

Su historia y su longevidad (el cementerio de Torrero fue construido 40 años después) llevaron tanto a los vecinos como a la alcaldía del barrio a luchar por conseguir mejoras en el recinto y a solucionar uno de sus problemas más graves: la falta de espacio para realizar nuevos sepelios. De hecho, la escasez de nichos llegó a ser tal que hubo una lista de espera para adquirir sepulturas.

“Hace tres años nos dimos cuenta de que había una falta de nichos y columbarios y que las personas mayores estaban preocupadas por la falta de espacio”, explica José María Lasaosa, alcalde de La Cartuja. Fue entonces cuando la alcaldía y la asociación de vecinos empezaron a manifestar a la DPZ la necesidad de ampliar el aforo del cementerio. Una ampliación cuyo proyecto se inició en 2017 y cuya ejecución finalizó a comienzos de 2019, con la construcción de un edificio con 150 nuevos nichos y un columbario con espacio para albergar alrededor de 70 hornacinas. “Decidimos que este año, para poner en valor el cementerio, debíamos celebrar el Día del Árbol ahí”, apuntan desde la asociación, que lleva celebrando este día desde la década de los 90, aunque no siempre con continuidad.

El cementerio cuenta con cuatro andadores de cipreses muy antiguos en los que el colectivo vecinal había detectado hasta 63 espacios vacíos de los que se habían secado. Por ello, tras pedir los permisos pertinentes a la Diputación, alrededor de 25 voluntarios pico en mano llevaron a cabo la plantación de 50 cipreses. “Otros años las hemos realizado en los parques y las cabañeras de La Cartuja”, apunta Vera sobre plantaciones anteriores.

Visitas al patrimonio histórico y artístico

El rico patrimonio con el que cuenta el barrio rural de La Cartuja Baja será también el protagonista durante el mes de abril, según adelanta la alcaldía. “El día 6 se celebrará la puesta de largo del proyecto de dinamización turística en el que llevamos trabajando desde hace mucho tiempo para dar a conocer el conjunto histórico-artístico”, explica Lasaosa. Además, para seguir difundiendo el valor del cementerio, tienen la intención de organizar una visita guiada de la mano de Gozarte.

Un día después, el 7 de abril, está prevista otra plantación junto al Canal para simbolizar el hermanamiento con el barrio de Torrero. “Plantaremos encina, carrasca y pino, con el objetivo de que perduren los árboles autóctonos”, concluye Lasaosa.

Etiquetas
Comentarios