Zaragoza

Sucesos en zaragoza

Absueltos tres jóvenes acusados de una paliza en el Coso

Fueron denunciados por un alemán que pasaba el fin de semana en Zaragoza. El testimonio de dos policías desmontó la versión de la presunta víctima.

Calle Alfonso I
Imagen de archivo de la zona de la calle de Alfonso I más próxima al Coso, lugar donde se produjeron los hechos.
Francisco Jiménez

La titular del Juzgado de lo Penal número 5 ha absuelto a Ignacio S. H., Miguel Ángel L. G. y Víctor V. P., los tres jóvenes a los que juzgaron la semana pasada como presuntos autores de una brutal paliza a un ciudadano alemán que había venido a pasar el fin de semana en Zaragoza. Durante el juicio, el denunciante dijo que al cruzarse con los acusados en el Coso estos le insultaron sin motivo. Según este, al recriminarles su actitud, le rodearon y empezaron a darle patadas y puñetazos por todo el cuerpo, provocándole una fractura en la cabeza radial izquierda que le obligó a pasar por el quirófano.

Sin embargo, el testimonio de dos policías locales que presenciaron el tumulto ha resultado definitivo a la hora de dictar una sentencia absolutoria. Cuando declararon como testigos, los agentes explicaron que tanto la presunta víctima como el amigo que le acompañaba iban bastante bebidos y que su actitud fue bastante chulesca. En un momento dado, el denunciante se sentó en las vías del tranvía y se negó a levantarse. Después de pedirle varias veces sin éxito que se incorporara, la patrulla tuvo que denunciarle por vía administrativa. Según los policías, cuando ellos intervinieron, el ciudadano alemán no presentaba ninguna lesión.

Pero es que el parte de urgencias del Servet, hospital al que acudió el denunciante, tampoco refleja ninguna herida de gravedad. Cuando compareció en el juicio, el supuesto agredido explicó que ante la ausencia de un traumatólogo de guardia en urgencias decidió marcharse y ser reconocido en Madrid. Para la jueza, resulta relevante que pese a la brutal paliza narrada por el perjudicado los médicos no apreciaran ninguna fractura y solo reflejaran en el parte de alta un contusión en el codo. Recuerda también la juzgadora que no fue un alta a petición del paciente -como aseguraba este- sino ordinaria.

Por todo ello, la juez no encuentra una relación de causalidad entre la presunta agresión y las lesiones. Y como proponían las defensas, a cargo de los letrados Javier Osés, Enrico Brusaterra y José María Díaz, absuelve a los encausados. La Fiscalía ya retiró la petición de cárcel en el juicio, pero la acusación particular solicitó año y medio y casi 20.000 euros de indemnización.

Ante la contundente declaración de los policías locales, los letrados que representan a los encausados llegaron a pedir que se imputaran las costas a la acusación particular. Pero recuerda la juez en su sentencia que esta aportó una serie de partes médicos que acreditan la lesión y "efectivamente -dice-, se produjo un enfrentamiento entre dos grupos de jóvenes". Recuerda además que la absolución no se basa en el falso testimonio del denunciante sino sino en la falta de acreditación suficiente de la relación de causalidad. De ahí que declare las costas de oficio.

Etiquetas
Comentarios