Zaragoza
Suscríbete

sucesos en zaragoza

La Policía investiga si alguien grabó la amputación del pene

El Grupo de Homicidios ha sabido que el mutilado usó una página de contactos para buscar a un hombre que se ofreciera a tomar imágenes.

Los vecinos siguen atónitos ante el suceso ocurrido el pasado viernes en la calle de Calatayud en Zaragoza en el que un vecino, presuntamente, se cercenó el pene y deambuló sangrando por la calle. Este martes todavía quedaban restos de sangre en la acera en el lugar donde estuvo el pene cercenado.
Este martes todavía quedaban restos de sangre en la acera en el lugar donde estuvo el pene cercenado.
HERALDO

La Policía está prácticamente convencida de que el joven inglés al que hallaron el pasado viernes vagando por la Gran Vía de Zaragoza con el pene amputado se automutiló. Sin embargo, el Grupo de Homicidios, encargado de las pesquisas, no da el caso por cerrado. Según han confirmado fuentes oficiales, lo que los investigadores tratan de aclarar ahora es si alguien pudo grabar a este hombre mientras se mutilaba. Y ¿por qué no descartan esta posibilidad? Porque han sabido que el propio mutilado se registró hace unas semanas en una aplicación telefónica de contactos en la que decía que buscaba a un candidato para recoger en vídeo la escena.

En cuanto HERALDO informó el pasado lunes del suceso, la noticia saltó a Twitter, Facebook y otras redes sociales. A través de la primera, un zaragozano escribió entonces que hace unas semanas vio en una red de citas que otro vecino de la capital aragonesa buscaba a alguien que quisiera grabarle mientras se amputaba el pene. En aquel momento pensó que no podía ser cierto, pero al enterarse de lo ocurrido el pasado viernes relacionó enseguida lo que había leído con el suceso.

Resulta que uno de los viandantes que se cruzó el pasado viernes con el mutilado en la esquina de Gran Vía con la avenida de Goya leyó después los mensajes de Twitter. Sorprendido, el testigo contactó con el zaragozano que los había escrito y le preguntó si podía enviarle la foto de perfil del hombre que buscaba a alguien que lo grabara cortándose el pene. Al ver después la imagen, este testigo constató que, efectivamente, el retrato se correspondía con el de la persona que había visto "ensangrentada y con la mirada perdida" cerca del cruce de la estación de Goya.

La Policía ha sabido de todo esto y ha empezado a hacer gestiones para averiguar si alguien respondió a la macabra invitación del joven. Porque aunque los investigadores creen que estaba solo cuando se automutiló en la habitación del piso que comparte en la calle de Calatayud, no pueden descartar ninguna posibilidad.

Como es lógico, parece que el primer trámite de la Policía será contactar con los gestores de la aplicación de contactos en la que estaba registrado el joven londinense y preguntarles por las personas que han interactuado en las últimas semanas con él. En estos casos y por cuestiones de confidencialidad, es habitual que las empresas se nieguen inicialmente a colaborar. Sin embargo, no le quedará otro remedio que hacerlo si el requerimiento lo hace un juez de instrucción.

Una vez que sepan si algún otro miembro de esta red de citas respondió a la llamada del mutilado, los investigadores intentarán identificarlo e interrogarlo para saber si realmente se grabó lo sucedido y con qué fin.

Operación de reimplante exitosa

Pero mientras el Grupo de Homicidios hace su trabajo, los médicos del Hospital Miguel Servet, donde está ingresado el joven, hacen el suyo. Dada las singulares característica del caso y teniendo en cuenta que el paciente podría tener un trastorno o enfermedad mental, no se ha informado oficialmente sobre su estado. La Policía Local, que fue la primera en atender al amputado, siguió el reguero de sangre que fue dejando mientras vagaba por la calle y logró localizar su domicilio. Una vez en la casa, habló con dos compañeros de piso –un chico y una chica– y localizó el miembro seccionado en una bolsa de basura.

Los agentes llevaron enseguida el pene al hospital por si era posible reimplantárselo. Y, según ha podido averiguar este diario, la complejísima operación habría resultado exitosa. Salvo algún pequeño problema epidérmico, la evolución es buena. En cualquier caso, los facultativos no pueden descartar todavía complicaciones o un posible rechazo y albergan dudas o sobre la funcionalidad del miembro reimplantado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión