Despliega el menú
Zaragoza

8 de marzo

Vuelve a escena la mujer que arrancó la gran ovación del 8-M el año pasado en Zaragoza

Aquellas imágenes se hicieron virales e incluso saltaron a algún informativo nacional.

Más discretamente, sin hacerse notar ni agitar la bayeta al viento, la mujer que el año pasado protagonizó una de las escenas más entrañables y virales de la huelga feminista del 8-M en Zaragoza, ha vuelto a salir al balcón al paso de uno de los bicipiquetes.

Más discretamente, sin hacerse notar ni agitar la bayeta al viento, la mujer que el año pasado protagonizó una de las escenas más entrañables y virales de la huelga feminista del 8-M en Zaragoza, ha vuelto a salir al balcón al paso de uno de los bicipiquetes que recorren las calles de la capital aragonesa este viernes para ir calentando las grandes y más multitudinarias citas del día.

En torno a las 11.30, cuando un nutrido piquete pasaba bajo la casa donde trabaja, en el céntrico paseo de la Independencia, la trabajadora ha vuelto a salir al balcón con un niño pequeño en brazos para presenciar la escena. Allí ha permanecido unos minutos, prudentemente alejada de la barandilla, por lo que ha pasado inadvertida para los manifestantes pero no para algún videoaficionado que recordaba la simbólica escena del año pasado y ha buscado infructuosamente reeditarla.

No ha sido posible. A diferencia de lo ocurrido en 2018, cuando miles de estudiantes universitarias protagonizaban la primera gran protesta del día y ella salió al balcón a saludarles moviendo los brazos y agitando el trapo del polvo. Según se supo después, en aquella manifestación se encontraba una hija suya y, además de hacerse notar para que la viera, quiso solidarizarse y apoyar a las mujeres y sus reivindicaciones. Aquellas imágenes se hicieron virales e incluso saltaron a algún informativo nacional.

Como se aprecia en este video, este viernes ha sido todo mucho más tranquilo. Al escuchar los gritos de los ciclistas que se manifestaban, ha salido y ha presenciado la escena tranquilamente hasta que la cola del piquete se ha empezado a alejar y ella ha vuelto a la vivienda, sobre la que tres hombres trabajaban asegurados con arneses en el tejado levantando un pequeño muro de cristal en la terraza del edificio.

Sigue el 8 de marzo en directo

Etiquetas
Comentarios