Despliega el menú
Zaragoza

CAMPO DE BELCHITE

Unas pasarelas para contemplar la presa romana de Almonacid de la Cuba, declarada BIC

Numerosos vecinos asistieron a la inauguración y pudieron bajar por los 103 escalones para conocer mejor la obra hidráulica.

Almonacid de la Cuba_presa3
Los vecinos de Almonacid descendieron por la escalera hasta llegar a la compuerta.
C. García Tejedor

Almonacid de la Cuba, un pequeño pueblo de la comarca del Campo de Belchite, ha inaugurado las pasarelas que permiten descubrir su emblemática presa romana, que data del siglo I y está declarada Bien de Interés Cultural. Alrededor de un centenar de vecinos asistieron al acto y pudieron descender por la escalera hasta alcanzar la compuerta.

El alcalde, José Enrique Martínez, y el presidente de la comarca de Campo de Belchite, Baltasar Yus, cortaron la cinta y atravesaron las pasarelas y los escalones para conocer de cerca una zona a la que pocos habían podido acceder hasta este momento.

Las pasarelas han creado una ruta circular en torno a esta importante obra hidráulica, con la posibilidad de llegar hasta la misma compuerta. La presa tiene 32 metros de altura y 107 de anchura. Se han recuperado las escaleras antiguas (en total hay 103 peldaños) y se ha construido un puente colgante sobre el río y un acceso hasta el molino, que se quiere rehabilitar también como punto de información turística.

El Consistorio ha invertido 46.000 euros en la red de pasarelas, cantidad que se ha financiado con cargo al plan Plus de la Diputación de Zaragoza. La segunda fase, que contempla la adecuación del molino como punto de información, está pendiente de una subvención de la Asociación para el Desarrollo Rural Integral del Campo de Belchite (Adecobel).

El responsable local aseguró que con esta iniciativa le ponen "apellido a Almonacid, con su cuba" y recordó que esta es una obra "que el pueblo pretendía llevar a cabo desde hace muchos años". Al mismo tiempo, Martínez aseguró que esta infraestructura se encuentra en muy buen estado de conservación. Durante 1.500 años fue la presa más alta del mundo. El objetivo, dijo, es atraer turismo que busque nuevas experiencias en torno al patrimonio y a la naturaleza.

Etiquetas
Comentarios