Despliega el menú
Zaragoza

aragón,pueblo a pueblo

Acered: embutido y vino unidos en la misma casa

La firma local Guerrero Sebastián genera cerca de 60.000 kilos de productos cárnicos elaborados y 60.000 litros de cinco variedades de caldos; siguen conservando clientela de sus inicios.

Por norma general, si al mismo tiempo y en el mismo espacio se juntan el vino y el embutido es porque en ese lugar se va a comer. En Acered también ocurre, pero aquí estos dos elementos coinciden bajo el mismo techo por otra razón: ambos se producen en las instalaciones de la empresa local Guerrero Sebastián. Esta enseña, cuyos socios son Montse Sebastián, Pablo Guerrero y sus hijos, Mayte y Julio, nació como carnicería hace más de 30 años; hoy en día, además de fabricar elaborados cárnicos, también tienen una pequeña bodega integrada en la DOP Calatayud.

“En 1981 abrimos la carnicería en el pueblo y en 1996 empezamos con la empresa de embutidos”, recuerda Montse Sebastián, jubilada desde hace cinco años, pero como ella reconoce “de nombre, porque en casa tengo a ocho a la hora de comer”. Así, en estos 23 años han levantado una empresa que en elaborados cárnicos mueve al año unos 60.000 kilos, además de dar trabajo a dos empleados fijos.

Una de las personas empleadas es Yolanda Rodrigo, nuera de Montse y encargada de estar detrás del mostrador, al tanto de los pedidos. En la trastienda se afana entre los aparejos Constantin Capra, de origen rumano y asentado en la localidad desde hace 13 años: “En marzo haré 12 años en la empresa”, indica, mientras acarrea algunas cajas y acaba de limpiar el obrador. Ambos trabajan dentro de unas instalaciones de unos 480 metros cuadrados, con secaderos, cámaras de frío y obrador, todo anejo a la casa familiar.

Para mover todas esas toneladas de producto, la empresa ha tenido que salir fuera de las fronteras del pueblo. “Vienen de muchos sitios a encargarnos, pero también llevamos mucho a Zaragoza, Ontinar de Salz, Calatayud o La Almunia de Doña Godina”, enumera Montse entre llamadas para hacer encargos. “El proceso para llegar hasta aquí, como en cualquier empresa o negocio, tiene unos inicios difíciles, porque teníamos poca clientela”, reconoce. “Poco a poco nos hemos hecho con un sitio, y en gran parte por el boca a boca, porque un negocio familiar como este no da para invertir en publicidad”, puntualiza. “Nos hemos hecho una fama; buscamos mercado o nos llaman”, indica, al mismo tiempo que subraya que “nos sigue comprando gente que ya venía desde el principio”. Así, en la actualidad y a través de transporte en frío, mandan género hasta donde les requieran. “Si nos piden de Barcelona se manda allí, sin ningún problema”, remarca.

De la morcilla, al cielo

Montse Sebastián recuerda de los primeros pasos que “empezamos solo con la morcilla”. Actualmente, su cartera de productos incluye una amplia variedad de referencias. “Hacemos fuet, salchichón, chorizo, longaniza fresca, longaniza de Aragón, salchichas, costillas adobadas, lomos, pancetas…”, va indicando, mientras recorre las distintas salas de la instalación. “El jamón cada vez se hace menos, porque su precio ha bajado mucho y no es algo tan rentable”, reconoce. Entre sus pedidos estrella están los frescos, y en un lugar destacado la morcilla, el chorizo y la longaniza.

Catorce años con la bodega

La otra rama de la empresa es la bodega, que fue fundada en el año 2005 y de la que en la actualidad salen unos 60.000 litros de vino. “Es la cantidad que sale anualmente entre granel y embotellado”, explica Montse, mientras se dirige al edificio en el que están los depósitos. En esa misma nave se dispone una sala de catas y también de bodega con 36 barricas; pueden apreciarse algunos palés con botellas empaquetadas. “Lo vendemos por aquí, en Zaragoza o donde nos pidan”, incide.

En este caso, aunque como empresa estén afincados en la Comarca Campo de Daroca, la firma Guerrero Sebastián está incluida dentro de la Denominación de Origen Protegida Calatayud. “Hacemos toda la gestión del vino de forma rigurosa; es auditada cada año”, detalla Montse. En la bodega se elaboran cinco variedades de vinos: tres clases de tinto (Azerillo tinto roble, Azeré crianza, Azeré garnacha + de 50), un blanco (Azeré Macabeo 100%) y un rosado (Azeré rosado).

“Contamos con nuestros propios viñedos”, apunta Montse, indicando que su hijo Julio también se dedica a la agricultura. “Mi hija Mayte estudió ingeniería y ahora está en la planta de Cemex en Morata de Jalón; Julio decidió quedarse aquí”, explica. Así, la bodega se abastece de las fincas familiares, que se reparten entre Plano-Carrapuerto (en dirección Cubel, a unos 900 metros de altitud), una en el término de la vecina localidad de Atea, otra entre los montes de Fuentes de Jiloca y Acered, otra en Valdemilanos-Cañadas con vistas a la Virgen de Semón y una última en el paraje Campillo, entre Castejón y Acered.

Un obrador artesanal de leña del que salen panes, magdalenas, tortas y mantecados

Manolo Baquedano es el responsable de la panadería de Acered, con ayuda puntual de su mujer, Charo Tirado. Es martes, día de preparar magdalenas; él está en las labores entre la primera y la segunda hornada. "Se venden solas, y por eso hacemos a diario", explica mientras retira las que están ya terminadas y pone la masa de las que están por hacer. Hace más de 20 años que heredó el trabajo que antes desempeñaban sus padres. "Para ganarte la vida tienes que salir fuera, y por eso llevo pan a Castejón y a Alarba; la repostería también va allí y llega hasta Alhama, Zaragoza, Ateca, Paracuellos de Jiloca, Maluenda o Calatayud", cuenta. Además de pan (barras de varios tamaños y cañado) y magdalenas, también hacen tortas y mantecados, que salen de un horno de leña moruno, de foco directo. "En verano se cuadruplican las 100 barras que hacemos en invierno", indica Baquedano, quien reclama que la única manera de respaldar negocios en el medio rural es que haya gente en el entorno. Entre la clientela del día, Ramona Ciuta y Pilar Fernández, que alaban la calidad del pan.

Bar y farmacia, dos paradas de referencia que están pared con pared en la plaza de la iglesia

Al otro lado del mostrador de la Farmacia Ana Berdión está Arancha Pérez, auxiliar que gestiona además el adecuado reparto y el botiquín en los pueblos cercanos. "Hoy me toca ir a Castejón, recojo los sobres y las recetas, vengo, lo preparo, atiendo aquí y de vuelta hacia Calatayud lo dejo allí, y también aprovecho para entrar en Alarba", explica Arancha, mientras despacha el pedido a un vecino de la localidad. Un servicio fundamental que tiene como vecino a otro igual de importante, por la carga social que alivia; el bar. Está literalmente pegado a la farmacia, al otro lado del tabique, y lo gestiona Elisabeth Rodríguez. Esta ciudadana nicaragüense llegó hace apenas ocho meses al municipio y ha tomado las riendas del negocio; además, vive de diario en la localidad. Entre la clientela habitual del mediodía están Jesús Pardos, Antonio Monreal y el alcalde, Conrado Sicilia. "No tenía experiencia antes, y he ido aprendiendo poco a poco y con ayuda", indica desde detrás de la barra. Para ella, lo más positivo es que "la gente ha tenido paciencia hasta que he sabido cómo va todo, y ahora ya me he acostumbrado a las personalidades, a los gustos y las formas de pedir".

En datos

Comarca: Campo de Daroca

Población: 165.

Distancia a Zaragoza: 109 km.

Los imprescindibles

La Virgen de Semón

La ermita se construyó en el siglo XVI y su torre se hizo a finales del XIX. En mayo, además de Acered, se turnan los domingos en romería Olvés, Alarba y Castejón; si coincide que hay cinco domingos, van todos juntos ese último.

Iglesia de la Asunción

Seña mudéjar del municipio, se ornamentó con yesería durante el siglo XVII, en especial las bóvedas, antepechos y pretiles de las tribunas y el coro, según recoge el Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés.

La fuente y el lavadero

La fuente está compuesta de piedra sillar, con dos bocas por las que brota el agua. En la parte de arriba, tres elementos ornamentales la completan. Tras ella está el lavadero, con tejado a doble vertiente.

Etiquetas
Comentarios