Zaragoza

comunidad de calatayud

Discrepancias entre los grupos políticos de Calatayud por la subvención a Elmeg

PP, PAR y Cs respaldan dar 150.000 euros a la empresa, mientras que PSOE, CHA y ASP la rechazan por falta de información.

Foto de archivo de un pleno de Calatayud.
Macipe

El pleno del Ayuntamiento de Calatayud aprobó en la sesión de este martes el convenio para respaldar la implantación en la ciudad de la empresa italiana Elmeg, con los votos favorables de PP, PAR y Ciudadanos y el rechazo de PSOE, CHA y Aragón Sí Puede. En el contrato se recoge una subvención de 150.000 euros fraccionada en tres años (con posibilidad de adelantar los pagos) y se exige un aval del 50% de la cantidad aportada si la firma dedicada a la fabricación de componentes para automóviles no alcanza sus objetivos de implantación. Hace unas semanas, se anunció que la compañía prevé invertir 1,2 millones y crear 21 puestos de trabajo desde el primer semestre de este año hasta 2022 en las naves que ocupa Sigit en la Charluca.

Para la oposición, el problema con esta línea de ayudas ha sido la falta de información. "Los asuntos de interés se esconden y no cuentan con la oposición, nos dejan sin margen de maniobra", alegaba el portavoz de ASP, Jesús Temprado. En la misma línea, Esther Pellejer, de CHA, reprochaba que "no nos consultan nada, y por eso no merecen nuestra confianza". El PSOE fue más allá, y su portavoz, Víctor Ruiz, también cargaba por la ausencia de diálogo y subrayaba que el documento contaba con "inexactitudes e hipotéticas ilegalidades".

Desde el equipo de gobierno, el concejal de Hacienda, Rafael Rincón, defendió la cuantía del aval, por estar dentro de los habituales en este tipo de ayudas, y alegó que se ha ido suministrando información al resto de partidos según se ha ido recibiendo. Por su parte, el alcalde, José Manuel Aranda, cargó contra el Gobierno de Aragón y la Diputación de Zaragoza por "la nula sensibilidad hacia la implantación de empresas fuera del entorno" de la capital aragonesa e insistió en la idea de mejorar la fiscalidad para la implantación industrial en el medio rural.

En un clima marcado por los reproches de cariz electoral, el pleno sirvió para desestimar nueve recursos de reposición contra la RPT y aprobar los nuevos reglamentos de la Residencia Municipal y de la situación de segunda actividad de la Policía Local y la nueva ordenanza de locales de ocio. También salieron adelante dos mociones de CHA, sobre mejora de la calidad del agua y la agenda 2030, y otras dos del PSOE, sobre la posible compra de un edificio en Embid para uso turístico y para adherirse a la red de ciudades por la bicicleta.

Etiquetas
Comentarios