Zaragoza

Un informe desaconseja elevar la calzada del cruce de Echegaray por el riesgo de accidentes

Alega problemas de seguridad en el punto donde se produjo un atropello mortal el pasado diciembre. ZECestudia alternativas pero sopesa renunciar a la obra que debería iniciarse tras la Cincomarzada.

El principal problema se da con los buses que cruzan el puente y, en lugar de seguir recto, toman el giro en el paseo.
O. Duch

Se iba a hacer después de San Valero, luego se pospuso a la Cincomarzada y, finalmente, ni siquiera está claro si el proyecto para dotar de plataforma única al cruce del paseo de Echegaray y Caballero se llevará a cabo. La propuesta presenta más problemas que ventajas e, incluso, un informe municipal del servicio de Infraestructuras desaconseja prolongar la cota cero de la calle de Don Jaime I hasta el puente de Piedra.

El concejal de Urbanismo, Pablo Muñoz, reconoció ayer que se dan "problemas de seguridad" y aseguró que "la actuación se desestimará si no cuenta con informes favorables". De momento, un documento de la Oficina Técnica del Viario Público rechaza el proyecto, pero el gobierno de ZEC va a esperar a otro informe de los servicios de Movilidad para tomar una decisión definitiva. Muñoz aseguró que "el trágico atropello mortal" del pasado mes de diciembre "puso en alerta" al Ayuntamiento y explicó que el área donde se quería extender la política de cota cero, justo a la altura del puente de Piedra, es muy compleja por el intenso flujo de automóviles, autobuses, bicicletas, patines y viandantes.

Zonas de sombra

El informe de Infraestructuras recoge que en la actualidad hay dos pasos de peatones a ambos lados de Don Jaime I, pero advierte de que muchos viandantes cruzan "por rutas no previstas utilizando la diagonal de la calzada". Así, "la intersección supone un potencial punto de conflicto en el que se han registrado varias incidencias en los últimos años" y elevar allí las calzadas aumentaría la posibilidad de que se produjeran accidentes de tráfico.

El edil de ZEC apuntó que el informe señala que las bases de las columnas de los leones "crean un cono de visibilidad reducida", pero el documento también señala que "la presencia de transporte público y los radios de giro de los autobuses" obligan a extremar la atención ante las "zonas de sombra que se generan el cruce". En consecuencia, se desaconseja crear una plataforma única porque incrementaría la peligrosidad al cruzar y se daría la falsa apariencia de que se trata de una zona de prioridad peatonal cuando, en realidad, es una zona de intenso tráfico: hasta 24.500 vehículos la transitan a diario, sobre todo, en sentido al puente de Hierro (un 73% del total).

El informe sugiere algunas alternativas en el caso de que el gobierno insista en elevar la calzada, pero todas ellas son controvertidas. En los planes de Movilidad no está dejar Echegaray con un único sentido para la circulación ni ZEC tampoco contempla –y menos a tres meses de las elecciones– peatonalizar el puente.

Oposición vecinal

El informe, en realidad, desaconseja la actuación por cuestiones de seguridad "si no hay modificación en las condiciones del tránsito de los autobuses", pero Pablo Muñoz cerró ayer la puerta a este escenario, que rechazan todas las asociaciones vecinales de la margen izquierda. De hecho, ayer la concejal Lola Ranera (PSOE) preguntó en la comisión de Urbanismo por este asunto y reprochó a Muñoz que sus compromisos con los colectivos del Arrabal, el Picarral, La Jota, Vadorrey y el barrio de Jesús se gestaran "sin base alguna". Todos estos distritos ven amenazada su conexión con el centro de la ciudad si se veta el paso de las siete líneas de autobús que hoy recorren el puente de Piedra y Don Jaime I, y advierten que la circulación se colapsaría en San Vicente de Paúl.

Etiquetas
Comentarios