Despliega el menú
Zaragoza

El zaragozano que fabricó casi un millón de euros falsos reduce su condena a la mitad

El acusado, que montó una imprenta clandestina en el barrio de San José, tuvo en vilo a la Casa de la Moneda. La Fiscalía pedía para él 10 años de cárcel, pero en el juicio celebrado este miércoles ha reconocido los hechos y ha logrado reducir considerablemente la pena.

Los acusados, en el banquillo, en el momento en que comenzaba el juicio en la Audiencia de Zaragoza. Al fondo, en la esquina, Javier Gallego Aisa.
El zaragozano que fabricó casi un millón de euros falsos reduce su condena a la mitad
José Miguel Marco

Cinco años de prisión y una multa de 64.000 euros. Esa es la pena que este miércoles ha aceptado Javier Gallego Aisa, el falsificador autodidacta del barrio de San José de Zaragoza que estuvo a punto de poner en circulación casi un millón de euros en billetes falsos. El encausado, de 38 años, iba a ser juzgado a lo largo de la mañana en la Audiencia Provincial por un delito de falsificación de moneda. La Fiscalía pedía inicialmente para él 10 años de cárcel y una multa de 250.000 euros. Sin embargo, al reconocer los hechos que se le atribuían, el ministerio público y la defensa, a cargo del letrado Javier Osés, han alcanzado un acuerdo que reducirá la pena a la mitad.

En cuanto a la multa, el importe ha quedado fijado al final en 64.000 euros, que en caso de impago se convertirán en un año más de prisión. A la hora de cerrar el pacto, la Fiscalía ha apreciado al falsificador una merma muy leve de imputabilidad por su consumo de anfetaminas y cannabis. Cabe recordar que Javier Gallego lleva en prisión provisional más de un año y medio y que desde el primer colaboró con los investigadores.

Pero no era el vecino de San José el único que se sentaba en el banquillo, ya que también lo hacían otras seis personas que colaboraron con él como 'pasadores' -introduciendo los billetes falsos en el circuito legal- o haciendo funciones de vigilancia. Y todos ellos han reconocido también sus delitos y alcanzado acuerdos con el ministerio público. Así, Manuel Batalla Rodríguez, José Enrique Mañas Lapuerda y Raúl Barcelona Jarreta serán condenados a dos años y medio de cárcel y sendas multas de 16.000 euros de prisión. El primero se enfrentaba inicialmente a una condena de seis años y los otros dos, a sendas penas de ocho años.

Durante la vista, María Cristina Álvarez Vidal ha aceptado una condena de dos años de prisión y 32.000 euros de multa, mientras que María Pilar Sarasa Deza y Carlos Hornero Palomo se ha conformado con un año y medio de cárcel y multas de 8.000 euros. En los tres casos se les han aplicado también importantes rebajas.

Una pequeña imprenta clandestina

El Gallego, como se conoce al falsificador, fue arrestado el 31 de mayo de 2017 en el marco de la operación Héroes de la Policía Nacional, dirigida por la Brigada de Investigación del Banco de España y en la que también participaron agentes del Grupo de Operaciones Especiales. El arresto del falsificador se produjo en un piso de la avenida del Tenor Fleta de la capital aragonesa en el que vivía con sus padres, pero este había montado también una pequeña imprenta clandestina en un local ubicado en la calle de Augusto Borderas.

El registro de la vivienda y del taller permitió localizar e intervenir todos los aparatos y material que Javier Gallego estaba utilizando para fabricar los billetes, entre los que se encontraron réplicas no solo de moneda legal española sino también extranjera. La Policía se llevó de allí cuatro ordenadores portátiles, ocho impresoras, varias guillotinas, varias maquinas contadoras de billetes y una larga lista de instrumental. Los agentes localizaron incluso unos grilletes con su correspondiente llave, que también fueron incautados.

El encausado no era ningún profesional de las artes gráficas ni tenía vinculación con las bandas internacionales de falsificación. Sin embargo, su enorme destreza en el manejo de las herramientas informáticas y su obsesión por conseguir la imitación perfecta tuvieron en vilo durante algún tiempo a los responsables de la Casa de la Moneda.

Etiquetas
Comentarios