Zaragoza

Inmigración, arte, servicios e industria ayudan a fijar población en la zona de Cariñena

El presidente de la Comarca asegura que la inmigración "ha sido importantísima" para mantener la población de la zona.

Denis Galocha, del equipo Twee Muizen, repasa un detalle de su mural, una suerte de "bodegón con animales".
El arte urbano reconquista Alfamén
Aránzazu Navarro

La población inmigrante, el arte y la cultura, los servicios y la industria están ayudando a fijar población en la Comarca del Campo de Cariñena, que integran 14 municipios --Aguarón, Aguilón, Aladrén, Alfamén, Cariñena, Cosuenda, Encinacorba, Longares, Mezalocha, Muel, Paniza, Tosos, Villanueva de Huerva y Vistabella de Huerva-- en los que residen unas 9.800 personas.

El presidente de la Comarca y alcalde de Cariñena, Sergio Ortiz, ha explicado, que algunos municipios han llegado a perder en los últimos nueve años hasta el 30% de su población. En el conjunto de la comarca, entre 2009 y 2018, los habitantes han descendido un 11,45%, con 1.274 vecinos menos.

De hecho, el descenso en el número de habitantes conllevará que tras las próximas elecciones municipales y autonómicas la corporación comarcal pase de 25 a 19 consejeros, al tener estos municipios menos de 10.000 vecinos. "Es una comarca con empleo, la viticultura va bien, tenemos bastante industria y servicios", pero aún así se sigue perdiendo población, ha lamentado Ortiz.

En su opinión, "la gente está más por vivir en la ciudad, muchos jóvenes se van a estudiar y piensan que volver a su pueblo es como fracasar", ha comentado, al indicar que, en todo caso, esta situación "va por pueblos".

En Cariñena se ofrece FP de grado medio y superior relacionados con el sector del vino y en otros municipios "la única empleabilidad es la ayuda a domicilio", un área en la que la comarca está impulsando talleres para formar a trabajadores desde hace tres años. Así se cumple un doble objetivo, dado que se genera empleo y se permite a los mayores que "permanezcan cuanto más tiempo en su pueblo y en su casa".

También se fomenta la venta de suelo en los polígonos industriales, aunque "viene mucha gente a trabajar y después se van a Zaragoza"; y la educación y convivencia intercultural, "porque la inmigración es esencial en nuestros municipios".

En este sentido, el presidente de la Comarca ha detallado que, en 2015, el 19,6% de la población era de origen extranjero y en poblaciones como Cariñena y Alfamén "rondaba el 25%". "Los inmigrantes son una mano de obra esencial" tanto en la agricultura como en la hostelería y en la ayuda a domicilio. "La inmigración ha sido importantísima y si se ha sujetado población en la comarca ha sido gracias a ellos", ha subrayado.

"A duras penas"

Alfamén es un municipio de tamaño intermedio, el segundo en población de la Comarca por detrás de Cariñena, y "estamos a duras penas manteniéndonos en los 1.500 habitantes, ahora somos 1.460", ha explicado su alcalde, Alejandro Gil.

La población se mantiene "gracias a la inmigración", ha asegurado. "Alfamén es un municipio que tiene trabajo, con tierra, agua y regadíos" que permiten desarrollar la actividad agrícola. También "se han hecho los deberes con un polígono industrial" que tiene uno de sus dos sectores "a pleno rendimiento", con el cien por cien de las parcelas ocupadas por empresas agroindustriales.

En la entrada al municipio, en su lado este, se encuentra otra zona agroindustrial donde se está trabajando para acometer la reparcelación y ofrecer "más espacio a posibles empresas que se quieran establecer" con la próxima llegada a Épila del Grupo Guissona. De hecho, los recursos del Plan Unificado de Subvenciones (PLUS) de 2018 de la Diputación de Zaragoza (DPZ) se dedicaron íntegramente a urbanizar el acceso a esta zona, creando como "el tercer cinturón de Alfamén" que beneficia a empresas y vecinos.

El consistorio participa en todas las convocatorias de empleo que promueven otras instituciones, especialmente para jóvenes y mayores y, gracias a estos fondos, "Alfamén es cada día un pueblo mucho más verde", ya que la contratación de trabajadores permite realizar proyectos como la reforestación del término municipal, la creación de zonas verdes o, en la actualidad, la mejora del parque municipal.

También se ha habilitado una zona para autocaravanas, dado que "estamos en un punto estratégico entre las autovías A-23 y A-2, una ubicación excepcional para el mundo empresarial y del turismo".

El arte ha cambiado Alfamén

El alcalde ha manifestado que Alfamén era antes "un pueblo feo, que carecía de monumentos, pero tenemos muchas paredes y fachadas" que se han convertido en obras de arte en los últimos dos años gracias al festival Asalto.

Este evento "ha cambiado la realidad de Alfamén y no dejan de venir turistas", por lo que el arte urbano es "un yacimiento de riqueza para la población". Por ello, en el presupuesto municipal de 2019 figura una partida que garantiza la continuidad de esta cita artística.

Otra apuesta es la educación y el deporte. Alfamén cuenta con 140 niños en su colegio y ha remodelado también sus instalaciones deportivas, se ha reformado el polideportivo, se ha construido una pista de pádel y una de skate que atrae a aficionados de Zaragoza, Cataluña, Valencia y País Vasco "todos los fines de semana".

Alquiler

En Aladrén también se ha apostado por el arte como herramienta contra la despoblación. Su alcaldesa, Marta Blanco, ha recordado que en este municipio se han celebrado ya dos ediciones de un festival de arte contemporáneo que ha permitido "generar patrimonio artístico en el casco urbano".

Este evento propone a tres artistas residir una semana en la localidad mientras crean sus obras. El contacto con los vecinos revitaliza la actividad del pueblo y, al mismo tiempo, amplía su patrimonio artístico. "La idea es ampliar el radio de actuación hasta colonizar el territorio natural, para que quien haga senderismo encuentre también arte en su camino", ha dicho.

Blanco ha detallado que recientemente también han impulsado la concesión del único bar del municipio, con casa y wifi gratis, y han recibido más de 70 solicitudes. "No esperábamos tener tantas, llevamos muchos años cogiendo el bar unos y otros y queríamos darle solución de continuidad" con una pareja joven que permita "asentar población".

Aladrén tenía 360 vecinos, pero en los años 60 perdió población hasta quedarse en 50 habitantes empadronados. "La mayor parte de los que viven aquí son jubilados y los demás vienen los fines de semana". La alcaldesa ha comentado que el problema en la localidad es la escasa oferta de vivienda en alquiler que pueda permitir a alguien "probar a vivir aquí",

Se ha ubicado un área para caravanas, se ha potenciado el turismo sostenible y su deseo es "trabajar en la autosuficiencia energética", instalando placas solares para atender los servicios del ayuntamiento e, incluso, situando electrolineras para los vecinos empadronados, así como facilitar wifi gratis a los vecinos.

Atraer a jóvenes

Por su parte, el alcalde de Longares, Miguel Jaime Angós, ha coincidido en que el número de vecinos está en descenso desde 2003, cuando residían en esta población 999 personas y ahora viven 763, si bien lo ha achacado a la pérdida de población inmigrante que se marcha a trabajar a otras zonas.

El consistorio celebró la pasada semana una reunión con jóvenes interesados en tener una vivienda en Longares, para "tratar de urbanizar el único terreno municipal" para estos doce jóvenes que ya han mostrado su interés.

El alcalde de Paniza, José Manuel Cebrián, ha indicado que "el padrón se ha resentido" con la marcha de población extranjera. En quince años, este municipio ha perdido "el servicio médico 24 horas, el veterinario, hasta el cura". "Somos un pueblo con buenas comunicaciones, con empresas" y que intenta no convertirse "en un pueblo dormitorio", por lo que también está intentando facilitar la llegada de gente joven con "un colegio a la altura". "Pensamos en cómo fijar población y hacer que sea un pueblo apetecible para quedarse a vivir", ha concluido Cebrián.

Etiquetas
Comentarios