Despliega el menú
Zaragoza

Una reyerta que terminó en tentativa de homicidio lleva al banquillo a un padre y a su hijo

El fiscal apunta que el vástago usó un cuchillo que le dio su padre para pinchar a un hombre, que resultó herido grave.

La Fiscalía pide para Vicente F. M. y Vicente F. P. penas de cárcel que suman 13 años.
La Fiscalía pide para Vicente F. M. y Vicente F. P. penas de cárcel que suman 13 años.
Aránzazu Navarro

Vicente F. M. y Vicente F. P., padre e hijo de 61 y 41 años, se sentaron ayer en el banquillo de la Audiencia de Zaragozaacusados de un delito de tentativa de homicidio y otro de lesiones. Los hechos que se les imputan ocurrieron sobre las 15.00 del 19 de junio de 2017 en la calle del Río Matarraña de Zaragoza.

Según considera probado la Fiscalía, ese día, por motivos no aclarados, padre e hijo se pelearon con otro individuo en una refriega en la que se usaron una palanqueta, una sierra y un cuchillo. El último resultó herido grave por un pinchazo con un arma blanca en el pulmón izquierdo.

El ministerio público atribuye la puñalada a Vicente M. P. y sostiene que fue el padre quien le dio el cuchillo a la vez que decía ‘mátalo, mátalo’. La acusación pública solicita para Vicente M. P. siete años y medio de cárcel por un delito de tentativa de homicidio en grado de autoría y cinco y medio para su padre como cooperador necesario. Exige también que se prohiba a ambos acercarse a menos de 200 metros de la víctima del apuñalamiento, así como a indemnizarle solidariamente con 3.476 euros por las lesiones.

La acusación particular, ejercida por la abogada Ana Herrando en nombre de un amigo del apuñalado, pide para Vicente F. M. un año de cárcel y 1.650 euros de indemnización por un delito de lesiones porque, presuntamente, le golpeó con la palanqueta por la espalda durante la reyerta. Durante su declaración, este testigo, que le dijo al tribunal que le habían amenazado antes de la declaración, afirmó que la discusión entre el principal encausado y su amigo empezó a las puertas de su casa. En ese primer encuentro, él consiguió separarles y subió con su amigo a su piso, aunque en el domicilio, la víctima cogió la palanqueta y bajó de nuevo a la calle al encuentro del acusado Vicente F. P., momento en el que comenzó la refriega en la que acabaría gravamente herido.

En la sala de vistas los acusados reconocieron que participaron en la pelea, pero negaron los hechos tal como se los atribuye el fiscal. El hijo, asistido por la abogada Bella Sánchez, explicó que el cuchillo lo portaba el herido grave en la cintura del pantalón y lo sacó en el tumulto. De hecho, manifestó que intentó arrebatárselo y que él mismo resultó herido en una mano.

Por su parte, el progenitor negó que le proporcionara el cuchillo al hijo y que le conminara a herir al otro hombre. "No dije ‘mátalo’. Esa palabra no está en mi vocabulario, no la he dicho nunca", declaró Vicente F. M. a preguntas de su defensa, que dirige el abogado Ángel Castán. Su hijo también le excusó diciendo que son sevillanos y que los testigos que declararon haber oído la expresión pudieron confundir el acento. "Mi padre llegó al final de la pelea y decía ‘déjalo, déjalo’", indicó.

La víctima no se presentó ayer al juicio, al que estaba citada como testigo, lo que obligó al presidente de la Sección Tercera a suspender la sesión hasta el 1 de marzo y a autorizar a la Policía a que utilizara todos los medios oportunos para ponerle ante el tribunal.

El principal acusado está en prisión provisional desde junio de 2017. Fue arrestado tres días después de la riña en Teruel, cuando iba en un bus Zaragoza-Valencia.

Etiquetas
Comentarios