Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Zaragoza

Una boticaria, artistas, una historiadora 'cum laude'... cinco mujeres dan nombre a las nuevas calles del barrio Jesús

El Ayuntamiento aprobó en 2016 las denominaciones de las vías, que este año serán paseables.

A. Maluenda 08/02/2019 a las 05:00
A la izquierda del nuevo bloque, el paseo de la Ribera; a la derecha, la nueva calle Ana Laguna.José Miguel Marco

La nueva pastilla residencial que enlaza el barrio Jesús con Vadorrey, en primera línea de ribera, experimentará en cuestión de semanas el desembarco de las primeras familias que llenarán de vida los bloques de viviendas que se han erigido en los últimos meses. Se trata de uno de los desarrollos urbanísticos postcrisis más importantes en la capital aragonesa y el cierre de una notable cicatriz en la margen izquierda. Los nuevos viales ya han tomado forma y pronto serán transitables para el común de los zaragozanos, que podrán estirar sus paseos más allá de la calle Cosuenda y el paseo de la Ribera. Lo hará por cinco andadores con nombre de mujer, tal y como decidió el Gobierno municipal en el verano de 2016, justo después de desbloquear la construcción de los edificios.

Pero, ¿qué nombres figurarán en las nuevas placas? Algunos, como el de Enriqueta Castejón, asoman ya en los mapas. Esta farmacéutica zaragozana, una de las primeras en ejercer su profesión en España, da nombre al vial más largo del sector, del que emergen los otros cuatro. Enriqueta fue propietaria de la botica Castejón, una de las más emblemáticas de Zaragoza, ubicada en el número 6 del paseo de la Independencia, esquina con Cinco de marzo. 

Doña Enriqueta nació en Azuara en 1926 y falleció en Zaragoza en enero de 2011, acudiendo hasta los últimos días de su vida a su querida rebotica, donde desempeñaba su labor toda vez dejó de atender el mostrador. Enriqueta trabajó desde los 24 años junto a su padre para después heredar el negocio. Esta azuarina cursó sus estudios en Química en Zaragoza en 1932 y de Farmacia en Madrid. Fue una de las primeras estudiantes universitarias de la ciudad. "Bellísima en su juventud, elegante, de buen gusto, femenina siempre, derramaba su simpatía con clientes y amigos que eran Zaragoza entera. Siempre mantuvo su alegría. "En los años cuarenta, al doctor don Joaquín Aznar Molina se le llamaba 'el alegre trabajador'. De doña Enriqueta puede decirse lo mismo, y así ha sido hasta su muerte a los 94 años", apuntaba el profesor F. Solsona en el obituario publicado en HERALDO en 2011.

La calle con nombre de boticaria abraza la fábrica de cosméticos Paquita Ors, el último reducto industrial en la zona. La empresa, con tienda en el centro, lindará también con la calle de María Pilar Burges Aznar, que honra la memoria de la pintora, nacida en 1928 en la zaragozana calle Roda (hoy Santa Isabel), en el Casco Histórico de la ciudad. Formada en Barcelona y Roma, Burges abrazó diferentes estilos: realismo clásico, neoimpresionismo, neocubismo... También dedicó parte de su energía al ámbito pedagógico.

Pocos meses antes de fallecer, en febrero de 2008, Burges escribió sobre su relación con el arte: "Para mí la pintura ha sido una aventura en la que te podías estozolar o desgraciar porque siempre he pintado de verdad, pintaba toda yo, entregada y de cuerpo entero. He sido una profesional. Soy pintora por realización y he querido aprender, investigar, conocer las técnicas".

Pierrette Gargallo de Anguera, hija del escultor aragonés Pablo Gargallo, bautiza una de las vías intermedias del nuevo vecindario. Las donaciones de Pierrette han alimentado la colección del museo que lleva el nombre de su padre en la capital aragonesa y gracias a su empeño ha conseguido que el legado familiar goce de justo reconocimiento. Sobrevivió tres meses de la II Guerra Mundial en un campo de concentración y es hija adoptiva de la ciudad desde 1988.

Nacida en Teruel en 1941, Concepción Contel Barea, una historiadora 'cum laude', es otra de las reconocidas en este nuevo paño del callejero zaragozano. La tesis doctoral de Contel recibió la calificación máxima justo antes de ingresar en el cuerpo facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos del Estado. Ostentó el cargo de jefa de archivo en el Ministerio de Educación y Ciencia entre 1970 y 1981, año en el que pasó a trabajar en la subdirección general de los Archivos Estatales del Ministerio de Cultura. En 1983 asumió la dirección de los archivos del Tribunal Supremo y de la Audiencia Territorial de Madrid. Entre 1990 y 2006 toco techo al ostentar el cargo de directora del Archivo Histórico Nacional.

La zaragozana Ana María Laguna obtuvo en 2010 la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes por su desempeño como bailarina de ballet. Veinte años antes fue galardonada con el Premio Nacional de Danza, pero no ha sido hasta ahora cuando se ha reconocido su trayectoria con una calle en su ciudad natal. Laguna comenzó sus estudios en el estudio de María de Ávila y con 18 años se convirtió en bailarina profesional al entrar en el Real Ballet de Cámara de Madrid. En 1973 ingresó en el Cullberg Ballet de Estocolmo, donde desarrolló una brillante carrera.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo