Zaragoza

Dos 'ángeles de azul' salvan a una anciana que colgaba de la ventana de un 4º piso

Una patrulla de 'Centellas' de la Policía Nacional sujetó a la octogenaria in extremis, cuando estaba a punto de caer a la calle.

Policía Nacional.
Fotografía de archivo de una patrulla de 'Centellas', agentes motorizados del Cuerpo Nacional de Policía.
Policía Nacional

La emotiva carta de agradecimiento de un vecino del barrio de Las Delicias de Zaragoza ha permitido saber de la providencial intervención que hace unos días llevó a cabo una patrulla de ‘Centellas’ de la Policía Nacional, agentes motorizados que haciendo honor a su nombre lograron salvar la vida de una anciana de 87 años que estaba a punto de caer a la calle desde la cuarta planta de un edificio de la calle de Inglaterra.

A los funcionarios no se les puso nada por delante, ni siquiera la puerta del domicilio de la octogenaria. Porque, como allí no había nadie más que la mujer y se trataba de una cuestión de vida o muerte, los agentes no dudaron en usar la fuerza para acceder a la vivienda y salvar a su inquilina in extremis. El vecino que ha felicitado a los ‘ángeles de azul’ precisa en su escrito que la señora estaba ya encaramada a la ventana y todos presumían un final fatal. “La pobre abuela tenía todo el cuerpo fuera y solo se anclaba al interior de la vivienda con su frágil y pequeño brazo”, indica.

Consultada por la actuación, la Jefatura Superior de Policía ha recordado hoy que esta se produjo sobre las seis de la tarde del pasado 31 de enero. Según informa, fueron varias las personas que, al ver a la octogenaria prácticamente suspendida en el vacío, llamaron enseguida a la central del 091. Por las características del suceso, se consideró que lo más rápido y eficaz sería movilizar a los ‘Centellas’, que al desplazarse en moto por la ciudad pueden moverse con mayor celeridad. Y la decisión fue acertada.

Primero arrojó una manta a la calle

Uno de los primeros en avisar a la Policía fue el vecino de Las Delicias que ha agradecido la “profesionalidad y compromiso” de los agentes. Y lo hizo poco después de ver que la misma mujer que habitualmente respondía a sus saludos con una sonrisa, esa tarde abría un enorme ventanal de su casa y sin pronunciar palabra arrojaba una manta a la calle. “Entonces supe que algo no iba bien”, dice el redactor de la carta. Acto seguido, vio como la mujer cogía una silla y la acercaba a la ventana. “Se me heló la sangre. Le grité que se estuviese quieta. Pero ella, inmutable comenzó a salir por la ventana del cuarto piso”, recuerda.

Cuando quiso darse cuenta, la octogenaria estaba en el exterior y en la calle se había congregado un grupo de personas que no dejaban de pedirle que se metiera dentro. Fue entonces cuando vieron llegar a toda velocidad a la patrulla de ‘Centellas’. En cuestión se segundos, uno de ellos estaba amarrando con su brazo la cintura de la mujer e introduciéndola “con fuerza y delicadeza a la vez” en el domicilio. La vecinos respondieron aliviados con una salva de aplausos.

Según indican desde el Cuerpo Nacional de Policía, hasta la calle de Inglaterra se había trasladado una uvi móvil de Cruz Roja, que llevó después a la anciana al Hospital Clínico para que fuera examinada.

Etiquetas
Comentarios