Despliega el menú
Zaragoza

Una juez de Zaragoza absuelve a un hombre que cultivaba marihuana en su huerto

El fuerte olor a cannabis que salía del terreno hizo intervenir a la Guardia Civil, que detuvo al propietario y otras dos personas. La Fiscalía pedía penas de entre 2 y 3 años de cárcel para ellos, pero los tres han sido absueltos.

Imagen de archivo de una plantación de marihuana desmantelada por la Guardia Civil en Aragón.
Imagen de archivo de una plantación de marihuana desmantelada por la Guardia Civil en Aragón.
Efe

La moda de los huertos urbanos se ha instalado definitivamente entre los zaragozanos, bien como entretenimiento, bien como una forma más económica y saludable de producir algunos de los alimentos que tomamos. El problema surge cuando esas pequeñas parcelas en lugar de a cultivar verduras y hortalizas se dedica a plantar semillas de cannabis.

Durante los últimos años, la Guardia Civil ha desmantelado multitud de plantaciones de marihuana, que han costado importantes sanciones e incluso la cárcel a sus propietarios. Sin embargo, un juzgado de la capital aragonesa acaba de absolver al dueño de uno de estos huertos al quedar demostrado que sus plantas no eran destinadas al tráfico de estupefacientes.

El huerto en cuestión estaba ubicado en el barrio del Portazgo de Zuera y fue descubierto por el fuerte olor que desprendían el cannabis. Varios vecinos advirtieron del ‘aroma’ a la Guardia Civil, que en un primer vistazo apreció cuatro maceteros con 27 plantas en el exterior de la parcela. Junto a ellos había también varios tendederos con algunas ramas secando.

Los agentes sabían además que, tiempo atrás, en ese mismo terreno se había practicado una operación antidrogas, por lo que pidieron una orden de entrada y registro para desmantelar el cultivo en junio de 2016.

Como consecuencia de la intervención fue detenido Luis Alfonso E. M., quien reconoció desde el principio que era el propietario del huerto. Eso sí, aclaró a los agentes que había comprado las semillas con otros dos amigos, Juan José C. V. y Ramón B. R., y que la marihuana que cultivaban “a partes iguales” era exclusivamente para autoconsumo. De hecho, como pudieron comprobar después los investigadores, los tres son socios de un club social y terapéutico de Zaragoza.

Entre 10 y 15 porros al día

Al confirmar los otros dos hombres esta circunstancia, la Guardia Civil terminó abriendo diligencias contra los tres amigos. Y todos acabaron en el banquillo de los acusados por un delito contra la salud pública. Durante el juicio celebrado el pasado 28 de enero, la Fiscalía pidió 3 años de cárcel y una multa de 25.000 euros para el dueño del terreno. Para los otros encausados propuso que la multa fuera idéntica pero la condena inferior: 2 años de internamiento.

Sin embargo, tal y como proponía su abogada, Laura Vela, los tres han sido finalmente absueltos. Durante la vista, esta insistió en que los tres eran adictos a la marihuana y que alguno de ellos llegaba a consumir “entre 10 y 15 porros al día”. La letrada recordó también a la titular del Juzgado de lo Penal número 4 de Zaragoza que durante el registro del huerto no se encontró ningún útil y material que apuntara a la posible comercialización del cannabis. Y los propios guardia civiles que declararon en el juicio explicaron que no habían constatado ninguna transacción ilícita con terceros.

Se da la circunstancia de que Luis Alfonso E. M. fue condenado en 2016 como consecuencia de otro registro en el mismo huerto en el que también se halló marihuana. Sin embargo, la magistrada recuerda en su sentencia que el relato de hechos probados de aquel fallo no se incorporó a las actuaciones, por lo que “no puede dar por hecho que las circunstancias que rodearon aquella plantación sean similares” (dice la juez). El encausado aceptó entonces una condena de conformidad, pero aclaró ahora que lo hizo por consejo de su anterior letrado puesto que siempre pensó que no estaba cometiendo ningún delito.

Etiquetas
Comentarios