Despliega el menú
Zaragoza

Murero y sus trilobites, orgullo de los 'ratoneros' y patrimonio mundial

El municipio del Campo de Daroca está marcado con letras de oro entre los profesionales de la geología, por la hiperabundancia y excelente estado de conservación de los fósiles alojados en la rambla de Valmiedes.

Miguel Maicas, delante de la inmensa ermita de San Mamés
Murero y sus trilobites, orgullo de los 'ratoneros' y patrimonio mundial
Laura Uranga

Impacto mundial es una combinación de palabras que reluce poderosamente cuando se aplica a cualquier concepto que la genera. En el caso de Murero, ocurre con su yacimiento paleontológico, llamado ‘la capilla sixtina de los trilobites’; a apenas dos kilómetro del casco urbano de la localidad, en la rambla de Valdemiedes, se encuentra una amplia superficie llena de fósiles del período Cámbrico, en el que se produjo la que los científicos llaman ‘gran explosión de vida’, hace 542 millones de años. Aunque hay muchísima variedad, resulta innegable que el trilobites es la presencia estelar en este enclave del Campo de Daroca, concretamente la variedad conocida como ‘Paradoxides mureroensis’, descrita en 1959 y reconocida luego en Siberia, Italia, Marruecos o Estados Unidos.

Miguel Maicas y Ángel Guillén, murereños ambos, comentan la jugada en el bar del pueblo, de propiedad municipal. Han trabajado en el campo toda la vida; Miguel también le ha dado a la construcción. "De chavales recuerdo que llegaban autocares llenos de estudiantes e investigadores alemanes –comenta Ángel– y los fósiles estaban a ras, por todas partes. Pagaban a los chavales para que recogieran fósiles y no veas, arramblaban con todo. De crío no sabías muy bien el valor de esas cosas, y si te daban el equivalente a 10 euros de hoy, era una fortuna. Ahora está todo protegido, y ya no aparecen cosas con facilidad; hay que cavar. Dicen que abajo hay muchísimo todavía".

Video:Murero y sus trilobites orgullo de los ratoneros y patrimonio mundial
De hecho, se cree que solamente se ha descubierto el 40% del yacimiento, el primero en ser declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en España, antes que Atapuerca. Un poco de historia: el yacimiento fue descubierto en 1862 por Philippe Edouard Polletier De Verneuil, una de las figuras más destacadas de la geología francesa del siglo XIX. El equipo de la Universidad de Zaragoza trabaja en el yacimiento de Murero desde 1976. Ya se han descrito unas 70 especies y 30 géneros distintos, y lo que más destaca es el excelente estado de conservación.

Ratoneros a mucha honra

El gentilicio del pueblo es murereño, pero hay otro popular mucho más usado. "Nos llaman los ‘ratoneros’ –explica Miguel– y no nos molesta; es más, estamos orgullosos. Igual es que somos águilas que se lanzan a por los ratones; el dibujo de nuestra peña, de hecho, son ratoncicos".

A la hora de buscar un ratonero ilustre, a los dos amigos les sale un nombre de inmediato. "Tomás Morata; ya falleció hace unos años. Era el tío más gracioso del mundo, un artista; se le llamaba El Chin Chin, y de hecho su casa tiene la placa del Pájaro Chin Chin. Vivió en Ginebra un tiempo, también trabajó en Valencia, donde estaba su familia, y poco antes de jubilarse ya se volvió aquí. Estuvo con nosotros en el retén de incendios varios años. Hasta en su lápida tiene el pajarico; ya nos decía que cuando muriera estaría siempre volando alrededor de nosotros. Tenía un cariño tremendo al pueblo, y siempre se prestaba para animar las fiestas".

En Murero queda media docena de agricultores en activo, con edades que frisan en los 40 y 50; hay cereal y viñedo, aunque viñas quedan muy pocas. No obstante, el municipio tiene una gran referencia vinícola, la Bodega Sommos, que tiene su central en el Somontano.

Ilusiones y preocupaciones

Santiago Mingote, alcalde desde hace aproximadamente dos décadas, es también consejero comarcal. Tuvo bar en Murero muchos años, se ha dedicado a la agricultura y también ha trabajado como capataz en el retén de incendios. "Yo tenía 11 años cuando lo pusieron mis padres, lo llevaron unos 15 años y luego lo cogí yo, y lo llevé otros 12 años con mi mujer. Ahora queda este otro bar del ayuntamiento, que es nuestro centro de reunión, también nos queda el multiservicio, que lleva María Jesús, y la casa rural El Romeral, que está muy bien. Ahora mismo, la ilusión del pueblo y de la zona desde Villanueva de Jiloca a Villafeliche es la nueva vía verde, el camino natural; las obras van a buen ritmo, y esperamos que se pueda inaugurar este tramo nuestro en julio o agosto. La idea final es conectar con Soria por Calatayud y luego seguir por el camino en el Jiloca. Hemos unido fuerzas todos los municipios; es importante para el turismo".

Junto a la ilusión hay una preocupación severa. Santiago la detalla. "La noche del pasado 9 de abril llovió y nevó mucho, y el Jiloca rompió una mota; anegó las fincas cercanas y arruinó las cosechas por completo. Llevo 18 años con notificaciones anuales en febrero y marzo a Confederación para recordar el riesgo que tenemos en Murero con nuestras ramblas; esto es un pozo. Los muros contiguos al río están tocados y las riberas deben limpiarse con urgencia. Además, hay un canal que viene de la antigua fábrica de luz de Manchones, que está totalmente lleno de fango y zarzas y también se desborda cuando llueve. Vinieron a verlo y dijeron que iban a actuar, pero seguimos esperando".

San Mamés, una ermita gigante a la que se llega bailando a mitad de agosto
Las fiestas de agosto son fundamentales para Murero y también atraen muchísima gente de la comarca en una fecha concreta; el día de San Mamés, que se celebra el 17 de agosto. La devoción al santo (que da nombre a la comisión de cultura de Murero) se extiende incluso a comarcas cercanas y puntos de fuera de Aragón, como Molina. Las fiestas duran una semana y la gigantesca ermita del santo, a algo más de un kilómetro del pueblo, es el epicentro espiritual; se dice además que es una de las más grandes de España.

El día de la romería, comenta el alcalde Santiago Mingote, se baila el llamado bolero de San Mamés. "Tardamos una hora desde el pueblo bailando, luego se celebra la misa y regresamos, también bailando, y de espaldas, porque en el baile se mira siempre hacia el santo. Allí se encomienda a los niños en la peana, para que San Mamés les proteja". "También se dice –apunta Ángel Guillén– que cura las hernias".

En datos

Comarca: Campo de Daroca.

Población: 119.

Distancia a Zaragoza, su capital de provincia: 90 km.

Los imprescindibles

Sentido homenaje

Hace ocho años, Murero honró con un homenaje al guardia civil Luis Aragó Guillén; el 16 de marzo de 1991 fue asesinado por ETA en San Sebastián, cuando regresaba de comer con otros tres compañeros. Tenía 28 años de edad.

El escudo

Murero, un pueblo de China y otro de Canadá son los únicos del mundo con un fósil en el escudo oficial. Incorporada a la Red de Sellado del Salvoconducto del Camino del Cid, la localidad también incluyó un trilobites en su enseña.

Iglesia de la Asunción

La parroquia es una construcción de mampostería con encintados y esquinazos de ladrillo, cubierta a dos aguas con teja. Tiene pórtico cubierto a los pies sobre sencillos pilares de ladrillo; este pórtico es del siglo XIX.

Etiquetas
Comentarios