Despliega el menú
Zaragoza

PP rechaza y Cs se abstiene en el compromiso de no pactar con Vox en Zaragoza

La iniciativa, presentada por CHA, busca evitar que el "pacto de la vergüenza" de Andalucía se repita en Zaragoza y pide a los grupos que se posicionen de cara a futuros pactos con la formación ultra.

Pleno en el Ayuntamiento de Zaragoza.
Pleno en el Ayuntamiento de Zaragoza.
Guillermo Mestre

El Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado con los votos favorables de ZeC, PSOE y CHA una moción en la que se comprometen a no pactar con la ultraderecha, mientras que el PP ha votado en contra y Ciudadanos se ha abstenido, en lo que ha supuesto la primera intervención de Vox en una sesión plenaria.

La iniciativa, presentada por CHA, alerta ante el avance "a pasos agigantados" de la extrema derecha y su "mensaje de odio", busca evitar que el "pacto de la vergüenza" de Andalucía se repita en Zaragoza y pide a los grupos que se posicionen de cara a futuros pactos con la formación ultra.

En palabras del portavoz aragonesista, Carmelo Asensio, populares y Ciudadanos no han tenido el "mínimo rubor" de "echarse en brazos" de la extrema derecha para ocupar el poder, algo legítimo pero "no a cualquier precio" ni de la mano de "ideologías reaccionarias y contrarias a los derechos humanos".

A su juicio, estas dos formaciones han perdido una "oportunidad de oro" para desmarcarse del "acuerdo de la vergüenza", algo que "la nueva derecha" de Ciudadanos hace de manera "vergonzante" y "con la cabeza baja", mientras que "la vieja derecha" del PP lo hace "sin complejos".

El portavoz del PP, Jorge Azcón, ha condenado las "agresiones violentas" sufridas por los ultras, tal y como había pedido antes Vox desde las butacas del público, y ha afeado al resto de la corporación por no pronunciarse al respecto.

Ha criticado que CHA se haya hecho fotos con Bildu o que terroristas hayan usado instalaciones municipales bajo el gobierno de ZeC y que ellos no puedan hablar "con el partido de Ortega Lara", en referencia a Vox.

Del mismo modo, ha lamentado que se apoye esta moción a la vez que se ponen de un "dictador" como Maduro en otra iniciativa que trae hoy el PP al Pleno.

Alberto Cubero (ZeC) ha considerado "mala noticia" lo sucedido en la comunidad andaluza, pero ha definido a la derecha como "una hidra de tres cabezas", porque la formación dirigida por Santiago Abascal no ha "inventado" ni el racismo, ni el machismo, ni la homofobia, ni el ultranacionalismo, que PP y Ciudadanos "ya lo eran" y simplemente "Vox quizás sea menos políticamente correcto".

Se ha mostrado convencido de que estos tres partidos pactarán si logran mayoría en el Ayuntamiento y lo harán en defensa de los intereses los de los poderes económicos, la banca y el gran capital.

Por su parte, el portavoz socialista, Carlos Pérez Anadón, ha criticado que CHA dé voz a Vox gracias a esta moción y se ha comprometido a no pactar "nunca" con un partido que defiende el "ultranacionalismo español", el "nacional-catolicismo", que es defensor de la dictadura franquista, antieuropeo y contrario a las autonomías.

No obstante, en referencia a Ciudadanos, ha resaltado que "no hay dos sin tres" y le ha recordado a su portavoz que su presidente del Parlamento de Andalucía, su vicepresidente y sus cuatro consejeros "lo son por Vox".

Sara Fernández, de Ciudadanos, se ha reafirmado en que es "mentira" que hayan pactado con la extrema derecha, ya que su documento con 90 medidas fue acordado exclusivamente con el PP.

En este sentido, ha recalcado que los compromisos con el blindaje de los derechos humanos, de las mujeres, la ciudadanía inclusiva o el apoyo a la riqueza cultural de los territorias de España es "innegable" y que lo llevan demostrando desde que entraron en las instituciones.

Así, ha asegurado que en Andalucía "jamás" se van a cruzar "líneas rojas" como negociar con la violencia machista y ha apostado por acuerdos "constitucionalistas" entre PP, PSOE y Ciudadanos frente a los "populistas".

A su juicio, a Podemos no se les combate entregándoles poder económico como hace Pedro Sánchez, ni a Vox "copiándole el programa" como hace Pablo Casado.

Antes del debate, ha intervenido Julio Calvo, quien fue concejal del PP en la pasada legislatura, en representación de Vox, y tras equiparar a los promotores de la moción (CHA) con ERC, ha rechazado que su actual formación política entre dentro de la definición de "partido de ultraderecha que niega los derechos humanos y quiebran los derechos constitucionales de convivencia" y que ninguno como ellos ha defendido tanto los derechos civiles.

Sus votos, ha continuado, proceden de "demócratas intachables" y en mayo serán "más numerosos" que los de CHA.

Del mismo modo, ha expresado su compromiso con los derechos civiles y contra la violencia contra la mujer, así como contra niños o ancianos, porque "la violencia es violencia la sufra quien la sufra", para lo que ha propuesto un endurecimiento de las penas e incluso la cadena perpetua.

Etiquetas
Comentarios