Zaragoza
Suscríbete por 1€

Acusan al perito de un seguro de violar a una clienta cuando fue a ver una avería

Las acusaciones piden una condena de siete años de cárcel mientras que su defensa exige la libre absolución.

El juicio se celebró en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
El juicio se celebrará en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Guillermo Mestre

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Zaragoza tendrá que decidir si el encuentro íntimo que mantuvieron una vecina de Cuarte de Huerva y el perito de un seguro que acudió a su vivienda por una avería fue una agresión sexual o una relación consentida.

Los hechos se remontan a diciembre de 2017, cuando el profesional acudió a una comunidad de vecinos de la citada localidad a valorar y reparar los daños de una fuga de agua. La denunciante y el perito bajaron al garaje del edificio para ver la rotura y, cuando volvían a la planta calle en el ascensor, el procesado comenzó a besar y abrazar a la víctima, según el relato que considera probado la Fiscalía.

El ministerio público afirma que acto seguido un vecino se personó en el rellano para preguntar sobre la avería, el acusado se separó de la mujer, aunque después de que este volviera a su piso, el procesado subió hasta el rellano de la denunciante y cuando estaba abriendo la puerta de su casa se abalanzó sobre ella y consiguió entrar a la vivienda. En el piso, el acusado tiró al suelo a la denunciante, le bajó los pantalones y la ropa interior y le penetró vaginalmente.

Las acusaciones, ejercidas por la Fiscalía y por el abogado Fernando Octavio de Toledo en nombre de la denunciante, exigen una condena de siete años de cárcel por un delito de agresión sexual, así como cinco años de libertad vigilada y 5.000 euros en concepto de responsabilidad civil.

Por su parte, la defensa, dirigida por el abogado Fernando Manuel Pastor, sostiene que las relaciones fueron consentidas y pide al tribunal que su cliente sea absuelto con todos los pronunciamientos favorables. "El procesado en ningún momento actuó con ánimo libidinoso, pues lo que comenzó fue una relación apasionada con besos y abrazos", afirma esta parte, que añade que el encuentro "fue llevado a más allá por la propia denunciante".

La defensa habla en todo momento de que las relaciones fueron consentidas y afirma que hay un testigo que vio al acusado y a la denunciante en "actitud cariñosa" y llegó a pensar que ambos "eran pareja o incluso novios".

El juicio se celebrará a finales de febrero.

Más noticias de sucesos en Zaragoza

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión