Zaragoza

Un delincuente huye de los disparos de la Policía y causa un choque múltiple con 3 heridos en la Z-30

La persecución comenzó en Echegaray y Caballero con San_Vicente de Paúl, después de que un Mercedes 320 embistiera al coche policial que le dio el alto.

Vehículos implicados en el choque ocurrido en el centro de Zaragoza, en el suceso en el que se han producido disparos intimidatorios.
Oliver Duch

Tres personas resultaron este miércoles heridas en Zaragoza en una colisión en cadena registrada en el Tercer Cinturón (Z-30) y provocada por un delincuente que huía de la Policía Nacional en un Mercedes 320. La persecución se inició sobre las 16.00 en la esquina del paseo de Echegaray y Caballero con la calle de San Vicente de Paúl, donde los agentes habían montado un dispositivo para interceptar a este vehículo y llegaron a efectuar varios disparos intimidatorios –parece que al menos uno pudo alcanzar el neumático delantero izquierdo del coche– para que su conductor se detuviera. Sin embargo, este pisó el acelerador, embistió al Citroën C4 que intentó cortarle el paso y se dio a la fuga a gran velocidad.

Según explicaron después fuentes de la Jefatura Superior de Aragón, hace un tiempo que el grupo de Policía Judicial de la comisaría de Centro controlaba a esta persona, de la que al cierre de esta edición todavía no se había facilitado la identidad ni la edad, en el marco de una operación contra el tráfico de drogas. Pero la inesperada reacción del hombre al ser interceptado obligó a las patrullas a actuar con rapidez, ya que el huido circulaba a toda velocidad por una importante arteria de la capital aragonesa.

En un intento desesperado por despistar a sus perseguidores, el Mercedes 320 del huido intentó incorporarse a la Z-30 por el acceso situado a unos 200 metros del azud de Vadorrey. Pero el conductor no logró su propósito y acabó arrestado, ya que al trazar una curva ascendente para entrar en la circunvalación se encontró con cuatro vehículos detenidos en un semáforo en rojo y terminó chocando contra ellos.

El impacto fue tan violento que el capó del turismo del infractor acabó encajado bajo la trasera de una furgoneta de la marca Toyota, que a su vez embistió por alcance a otra furgoneta Ford que le precedía. Como consecuencia del choque resultaron lesionados tanto el conductor del primer vehículo como dos ocupantes del segundo. Todos fueron trasladados en ambulancias al Hospital Miguel Servet de Zaragoza con posibles latigazos cervicales.

"Estábamos parados tranquilamente en el semáforo cuando de repente hemos sentido un tremendo golpe por detrás. Mi hijo y otro empleado de la carpintería viajaban conmigo en la furgoneta y han resultado lesionados. A los dos se los han llevado a urgencias", relataba poco después del siniestro el conductor de la furgoneta Ford, Juan Ayuso. "Yo me he bajado enseguida para ver qué ocurría y la Policía ya tenía tumbado en el suelo al hombre que circulaba en el Mercedes, que tendrá unos cuarenta años", añadía.

Buscan droga en el Mercedes

Según informó la Jefatura Superior de Aragón, la detención del sospechoso se produjo instantes después del accidente, ya que varios coches patrulla circulaban tras él. El fuerte impacto contra la furgoneta Toyota hizo saltar los airbags del Mercedes 320, dejando bastante aturdido a su conductor y único ocupante, que parece que no ofreció resistencia a la hora de ser detenido. Tanto este como los dos agentes que iban en el Citroën C-4 al que embistió en la esquina de San Vicente de Paúl tuvieron que pasar también por el hospital, pero, en principio, no presentaban lesiones graves.

La Policía no facilitó detalles sobre la operación antidroga que llevaba a cabo este miércoles cuando se produjeron los hechos. En cualquier caso, tras el choque en cadena de la Z-30 y el arresto del conductor fugado, varios agentes del Cuerpo Nacional seguían apostados en el entorno de Echegaray y Caballero. Lo que sí explicaron fuentes oficiales es que el vehículo implicado en la huida fue trasladado por una grúa al patio de la comisaría de Mayandía, donde estaba previsto examinarlo para comprobar si transportaba algún tipo de sustancia ilegal. Al cierre de esta edición no se había informado de ninguna otra detención relacionada con este dispositivo.

En cuanto a las afecciones al tráfico, los operarios de las grúas y los de la limpieza estuvieron trabajando durante más de una hora en el tramo de la Z-30 donde se produjo la colisión en cadena. El accidente obligó a cortar los carriles de incorporación y salida, pero no fue preciso cerrar los dos centrales.

Etiquetas
Comentarios