Despliega el menú
Zaragoza

Una negociación exprés para evitar la huelga del bus

La empresa del bus dice que la convocatoria es "surrealista" y "oportunista", mientras que los trabajadores aseguran que la compañía "se está riendo" de ellos.

Un autobús urbano, en una de las paradas de la plaza de Aragón.
Un autobús urbano, en una de las paradas de la plaza de Aragón.
Raquel Labodía

Avanza Zaragoza y el comité de empresa negociarán contrarreloj una salida a la enésima convocatoria de huelga de los trabajadores del autobús urbano de la capital aragonesa. Ambas partes se sentarán a negociar el viernes 4 de enero para tratar de evitar unos paros parciales que, de llegar a consumarse, comenzarían solo unas horas después. El Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA) reunirá alrededor de una mesa a los implicados, después de que los trabajadores hayan convocado a toda la plantilla a unos paros parciales que afectarían al servicio el 5 y el 11 de enero.

El comité de empresa ha convocado la huelga para esas dos jornadas en horario de 17.30 a 21.30. Sus afecciones a los usuarios pueden ser especialmente intensas el día 5, ya que muchas familias utilizan el autobús esa tarde para acudir desde los barrios a algún punto de la cabalgata de los Reyes Magos. En el caso del día 11, se trata del primer viernes de rebajas, una jornada de bastante movimiento.

A solo unas horas del inicio de los paros, no será sencillo que ambas partes lleguen a un acuerdo, al menos si se toma como referencia el nivel de confrontación que preside las jornadas previas. El comité de empresa dijo que Avanza Zaragoza "se está riendo" de ellos con el asunto que ha provocado la huelga: la aplicación de los cuadros de descanso.

Los empleados quieren que las modificaciones que se han preparado en estos documentos se incluyan en el convenio colectivo. Ayer, José Manuel Montañés, el presidente del comité de empresa, recordó que llevan seis años negociando esos cuadros, que los ha elaborado la contrata y que fueron refrendados por la plantilla en referéndum. "Y ahora llegan y dicen que no lo quiere meter en convenio, que es como decir que no los quiere cumplir", apuntó el representante sindical.

Avanza Zaragoza lo niega, y señala que no es necesario incluir estos documentos en el convenio para que se cumplan, ya que basta con que quede refrendado en un acuerdo. Si los trabajadores acusaron el pasado viernes a la empresa de "prepotencia", ayer la concesionaria del autobús urbano tildó de "surrealista" y de "oportunista" la convocatoria de paros parciales.

"La empresa desconoce las motivaciones reales de algunos sindicatos –promesas a sus afiliados, afán de protagonismo a cualquier precio...– que motivan esta convocatoria surrealista, ya que la empresa ha demostrado que está siempre dispuesta a cumplir sus compromisos", señaló en un comunicado.

Avanza Zaragoza dice no entender la movilización, ya que afirma que está en condiciones de aplicar los nuevos cuadros de marchas a partir del 14 de enero. Y considera que el convenio no se puede modificar actualmente porque "no hay ninguna negociación abierta" al respecto. Por último, advierte de que la actitud del comité va a provocar "un retraso en la implantación" de esos cuadros de descanso.

División sindical

La huelga nace con división entre los sindicatos. Sattra (que ostenta la presidencia), CSIF, UGT y CC. OO. apoyaron la movilización, algo que no hicieron ni el CUT (que es el sindicato mayoritario) ni OSTA. Desde el CUT señalaron que el formato de los paros les genera "diversas dudas" y que estos tienen un "trasfondo empresarial". "La empresa vuelve a mover a sus peones en su objetivo de modificar el convenio para quitarnos derechos", asegura este sindicato. Además, el CUT criticó a los sindicatos que convocan la huelga por no someterla ni a asamblea ni a referéndum.

Etiquetas
Comentarios