Despliega el menú
Zaragoza

El rastrillo benéfico de la protectora de animales de Tarazona recauda fondos para poder cuidar sus animales

APATA cuenta en la actualidad con sesenta perros y gatos que buscan un nuevo hogar.

Ana Vázquez ordena los productos del rastrillo de APATA.
El rastrillo benéfico de la protectora de animales de Tarazona recauda fondos para poder cuidar sus animales
N.B.

La Asociación Protectora de Animales de Tarazona (APATA) monta por cuarto año consecutivo su rastrillo benéfico en la ciudad para recaudar fondos con los que mantener su actividad. Desde que abrió sus puertas, la actividad es frenética, tanto de gente que quiere comprar algo como los que acuden a donar diferentes objetos.

En esta ocasión se cambia de local, donde se expone una amplia gama de productos variados a precios muy reducidos. “Estamos en la Avenida de Navarra 23, el local es menos céntrico pero mucho más grande, así que se ve más la variedad de productos que tenemos”, explica la presidenta de APATA, Ana Vázquez.

Hay ropa de niños y adultos, menaje del hogar, peluches, juegos y juguetes, libros, bolsos, carritos de bebé… “y todo lo que te puedas imaginar”. “La gran mayoría lo han donado particulares, pero siempre hay también alguna tienda que nos dona cosas nuevas que ellos ya no lo pueden poner a la venta pero a las que nosotros sí podemos darles una salida”, dice Vázquez.

El rastrillo permanece abierto durante toda la Navidad, hasta el 7 de enero incluido. Sólo en el primer día se llegó a los 1.000 euros, así que desde APATA se muestran muy optimistas por cuál puede ser el resultado final. “De momento no nos queremos adelantar con las cifras pero está siendo un éxito, lo que es una alegría y un subidón para nosotros al ver que la gente nos sigue apoyando”, reconoce la turiasonense.

Este rastrillo es su principal fuente de ingresos para su presupuesto anual, “junto con la venta de lotería para el sorteo del Niño”. “Es el impulso para todo el año, para poder pagar veterinarios, y para toda la atención que necesitan nuestros animales”, cuenta la presidenta.

La primera edición ya obtuvo una gran respuesta, “y cada año se supera”. En las navidades pasadas recaudaron casi 3.500 euros, “dinero con el que hacemos malabares para que nos llegue para muchísimo”.

Más voluntarios

Actualmente un equipo de unos diez voluntarios atiende a los sesenta animales, entre perros y gatos, que cuida APATA. “Las puertas siempre están abiertas para nuevos colaboradores, porque hay mucho trabajo, y hacemos un llamamiento porque no estamos en nuestro mejor momento, lo ideal sería contar con treinta voluntarios dado el volumen de animales que tenemos”, asegura Vázquez.

La manera de ayudar no es sólo estando en la protectora con los animales, hay que hacer recados, labores de difusión, o llamadas de teléfono… “y todo quita trabajo al resto”.

Han pasado seis años desde que se creó la protectora de animales de Tarazona, una iniciativa que se ha consolidado y ha aumentado sus servicios. “Empezamos por hacer una labor y no esperábamos la respuesta de la gente, o todos los animales a los que hemos podido dar una segunda o incluso tercera oportunidad. Vamos a seguir luchando por nuestros animales hasta que se pueda”, adelanta Ana Vázquez.

Desde APATA lanzan un mensaje de responsabilidad hacia las mascotas con motivo de las fiestas navideñas. “Un animal no es un juguete y la gente tiene que ser responsable a la hora de tenerlos, porque también sufren. Cuando un animal tiene que volver a la protectora por alguna circunstancia, la verdad es que lo pasan bastante mal”, indica la presidenta.

Etiquetas
Comentarios