Despliega el menú
Zaragoza

El exarquitecto de La Muela niega presiones al consejo urbanístico

La Audiencia retomó este miércoles el juicio por la Operación Molinos con la declaración de Francisco Nuñez.

Los acusados en el juicio de La Muela durante una de las vistas orales del caso.
Los acusados en el juicio de La Muela durante una de las vistas orales del caso.
Oliver Duch

El que fuera arquitecto municipal de La Muela, Francisco Núñez Castillo, cambió este miércoles su sitio en el banquillo de los acusados que ocupó en el primer juicio del caso La Muela por la tribuna de testigos.

Núñez Castillo compareció este miércoles ante el tribunal de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Zaragoza y respondió a todas las preguntas que le formularon la Fiscalía, la acusación particular -ejercida en nombre del Ayuntamiento de La Muela por el abogado Francisco Javier Ausejo-, y las defensas de los nueve acusados que están siendo juzgados por segunda vez, aunque este miércoles solo había tres en la sala de vistas.

La respuesta a las muchas cuestiones que le realizaron al arquitecto, ya jubilado, fue la misma: que no recordaba los hechos. Para refrescar la memoria del testigo, la fiscal del caso pidió al tribunal que se reprodujeran tres conversaciones que este mantuvo con la exalcaldesa de La Muela, María Victoria Pinilla, en 2008. "No recuerdo las llamadas de hace diez años", insistió Nuñez Castillo a la representante del ministerio público.

Con un interrogatorio prolijo en detalles, la Fiscalía intentó probar con sus preguntas que desde el Ayuntamiento de La Muela se influyó en los miembros de la comisión y el consejo urbanístico para sacar adelante los planes parciales que interesaban al Consistorio. "Nunca ningún miembro nos dijo que se sintiera presionado", apuntó el arquitecto.

Núñez Castillo también fue interrogado sobre los costes desorbitados de urbanización de algunas zonas del municipio. "No había agua y se instalaron ocho kilómetros de tuberías. Tampoco luz, y se tuvieron que tirar líneas de alta tensión desde Zaragoza", justificó.

A su juicio, el elevado coste de las infraestructuras determinó que no se pudieran realizar en estos terrenos viviendas de protección oficial, ya que la ley fija para ellas un coste máximo.

A preguntas de las defensas -dirigidas, entre otros, por los letrados Santiago Palazón y Francisco José García Berenguer-, el arquitecto defendió su trabajo en el Ayuntamiento de La Muela. "Me encontré con un pueblo que estaba como hace 200 años, con casas de piedra", dijo Francisco Núñez Castillo, que abundó que el urbanismo estaba "totalmente abandonado", dirigido con "normas subsidiarias".

Este miércoles también declararon varios funcionarios que participaron en la custodia de las pruebas. La vista continúa hoy con la declaración de más testigos.

Etiquetas
Comentarios