Zaragoza

San José pide más medidas para mejorar la convivencia entre perros y vecinos

Hace aproximadamente un año, la asociación de vecinos del barrio lanzó una campaña de concienciación para fomentar el civismo y el cumplimiento de las normas, pero la situación continúa preocupando tanto a la entidad como a los residentes.

Perros en un parque
San José pide más medidas para mejorar la convivencia entre perros y vecinos
Raquel Labodía

Mayor presencia policial, más campañas de concienciación y, sobre todo, mucho más civismo por parte de los dueños de los perros. Eso es lo que reclaman desde la Asociación de Vecinos de San José tras tener constancia, hace unos días, de un altercado en el que se vio involucrado un perro catalogado como Potencialmente Peligroso (PPP).

Al parecer, un vecino comunicó al colectivo vecinal que se encontraba paseando con su perro debidamente atado cuando un mestizo de rottweiler –suelto y sin bozal- atacó a su mascota en el parque de La Memoria. Los hechos se remontan al pasado 29 de noviembre y fueron trasladados a la Junta de Distrito una semana después. En el escrito, el vecino afectado asegura también que el dueño –que, siempre según su versión, mantuvo hacia él una actitud desafiante- desapareció con su perro en cuanto llamó a la Policía Local y que ya son varias las veces que ha sufrido algún percance con ese animal en concreto.

“Este tipo de comportamientos expulsa a la gente pacífica de los parques, y eso no puede ser”, lamenta Fernando Arenas, miembro de la asociación. La entidad vecinal puso en marcha hace aproximadamente un año la campaña ‘Canvivencia’ para fomentar la coexistencia entre mascotas y ciudadanos en el barrio, pero a juicio de Arenas, “la situación a día de hoy continúa siendo parecida”. Por este motivo se han dirigido al Ayuntamiento de Zaragoza a través de la Junta de Distrito para “pedir actuaciones ante el problema de los dueños de perros agresivos que circulan sin ningún control por nuestro barrio”.

Entre las actuaciones que proponen en el escrito sugieren tomar medidas “tanto educativas como coercitivas”, dirigidas a quienes tienen mascotas; “mejorar la capacidad de actuación de los agentes para atajar el problema” y llevar a cabo campañas informativas y educativas “para que la población conozca sus derechos y obligaciones”.

Además, instan a la administración a procurar “instalaciones adecuadas para el recreo de las mascotas, contenedores suficientes para la recogida de deyecciones y servicios de limpieza adecuados y suficientes”.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de la asociación, lo cierto es que, según apunta Arenas, cada vez es más frecuente ver a vecinos que salen a pasear con sus perros sueltos. “A veces son perros pequeños y que caminan a su lado, pero esto puede suponer un peligro para el propio animal si se acerca otro o se va a la carretera si algo le llama la atención”, apunta el miembro de la entidad.

“No estamos en contra de los perros peligrosos, ni muchísimo menos”

Arenas reconoce que los conflictos con perros en el barrio no solo están protagonizados por perros potencialmente peligrosos (PPP), ya que cualquier raza es susceptible de sufrir o provocar un altercado. No obstante, considera que el asunto de los perros agresivos es “perentorio” para el barrio. “No estamos en contra de los PPP, ni muchísimo menos, pero la ley dice que tienen que ir con bozal y atados”, recuerda.

En lo que va de año, la Policía Local de Zaragoza ha registrado un total de 318 denuncias por infracciones relacionadas con perros potencialmente peligrosos, según han indicado fuentes del cuerpo. De ellas, 134 se interpusieron por carecer de licencia para su tenencia, 122 por llevarlos sin bozal y una veintena por ir sueltos. El resto corresponden a otras infracciones.

Sin embargo, Arenas cree que podría haber más casos sin denunciar, ya que “hay gente que tiene miedo y no les merece la pena ponerlo en conocimiento de la policía”. Por este motivo considera que “habría que incidir más en la denuncia de oficio”.

La Policía Local, por su parte, asegura que los agentes están “implicados y concienciados” con el tema, a pesar de la dificultad que entraña perseguir este tipo de faltas. No obstante, “tal y como los datos demuestran, las patrullas sí que controlan este tipo de infracciones”, apuntan desde el cuerpo.

En Aragón, se consideran PPP las razas o cruces de pitbull terrier, staffordshire bull terrier, american staffordshire terrier, rottweiler, dogo argentino, fila brasileiro, tosa inu y akita inu. No obstante, la Ordenanza sobre tenencia de animales potencialmente peligrosos también puede contemplar como tales a aquellos animales musculosos, de mandíbulas fuertes, perímetro torácico comprendido entre 60 y 80 centímetros y pecho ancho y robusto.

Un mapa interactivo para recoger incidencias

Con el objetivo de recoger las incidencias que los vecinos –tengan mascotas o no- sufren con los perros del barrio, la asociación habilitó un formulario online a través de su página web. Los vecinos detallan el lugar y el tipo de percance que sufrieron y, posteriormente, se marca con una señal en un mapa interactivo, de manera que todo el mundo pueda tener constancia de lo que sucede en cada zona. De este modo, la asociación controla las “zonas de mayor riesgo” y plantea medidas para solucionar los problemas de convivencia.

De hecho, que la situación actual se prolongue en el tiempo es una de las principales preocupaciones de la asociación, ya que temen que los ciudadanos molestos con los comportamientos de según qué mascotas comiencen a tomarse la justicia por su mano. “Si permitimos que la cosa siga así, la gente empezará a actuar como mejor le parezca”, lamenta Arenas, que no tiene constancia de que en San José haya habido avisos por comida envenenada o con alfileres en los últimos meses, como sí que ha ocurrido recientemente en las Delicias. “Hace un tiempo hubo casos en la zona de Miraflores y en el parque Pignatelli. Es algo muy peligroso, también para los niños”, concluye.

Etiquetas
Comentarios