Despliega el menú
Zaragoza

Otros héroes anónimos: del 'hombre araña' francés al vigilante privado de Zaragoza

En otras ocasiones se han visto acciones heroicas como la que protagonizó el jueves un joven en La Almozara.

Mamoudou, el 'spiderman' francés que salvó a un niño que estaba a punto de caer al vacío, se convirtió en un héroe en Francia.
Mamoudou, el 'spiderman' francés que salvó a un niño que estaba a punto de caer al vacío, se convirtió en un héroe en Francia.
Efe

La acción heroica del joven Mohamed Karzazi, que este jueves trepó por la pared de un edificio de La Almozara para salvar a una mujer aterrada que iba a saltar al vacío porque estaba siendo agredida por su compañero sentimental, ha recordado a la que protagonizó hace unos meses en París un joven maliense.

Mamoudou Gassama, de 22 años, caminaba por una calle de la capital gala el día 26 del pasado mayo cuando vio a un niño que estaba colgado de un balcón a punto de caer al vacío. Ni cortó ni perezoso se encaramó a la fachada y en apenas un par de minutos trepó cuatro pisos para llegar hasta el pequeño, de cuatro años, y ponerle a salvo.

La acción fue aplaudida por los numerosos ciudadanos que se habían congregado a ver la agónica escena. Algunos de ellos lo grabaron con sus móviles y la heroica escena se hizo viral. La conducta de Mamoudou fue tan aplaudida que pocos días después el presidente de Francia, Emmanuel Macron, recibió al joven, que residía en el país vecino de forma ilegal, y le prometió la concesión de la nacionalidad.

Pocos días después del suceso se materializó la promesa, según publicaron los medios de comunicación franceses, y Mamoudou Gassama comenzó a prepararse para ingresar en el cuerpo de bomberos de París.

El caso del joven maliense tuvo amplia repercusión y la prensa habló de él durante días. De hecho, transcendió otro suceso similar registrado unos años antes en París. En 2015, un joven tunecino de 25 años, Ayman Latrous accedió a una vivienda en llamas del distrito Val d'Oise (al norte de París) para ayudar a la familia que estaba atrapada en el interior. El chico consiguió rescatar a dos menores (de 19 meses y a un niño de cuatro años) y las autoridades francesas le otorgaron una medalla por su valentía.

Sin embargo, poco después de estos hechos la misma administración que había premiado su conducta, le enviaron una notificación comunicándole que debía abandonar el país en un mes. La presión pública hizo que la oficina responsable de la deportación suspendiera el procedimiento.

También en junio, esta vez en China, un soldado retirado del Ejército escaló cinco pisos de un edificio por su fachada para salvar la vida de un niño de dos años que quedó colgando en la verja de una ventana.

Otro caso heroico en Zaragoza

Pero no hay que irse tan lejos para encontrar a otros héroes anónimos dispuestos a ayudar en una situación de peligro. Alfonso Magaña, un vigilante de seguridad que trabaja en Zaragoza, recibió una brutal paliza a finales de mayo de 2017 al intentar evitar que un hombre agrediese a una mujer que estaba siendo golpeada en la vía pública.

El vigilante, de 54 años, recibió del Gobierno central el premio Menina, en reconocimiento a su “valiente” actuación para impedir el ataque a una víctima de violencia de género. También fue condecorado por el entonces delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde.

El hombre que propinó puñetazos a Magaña hasta dejarlo inconsciente, Daniel G. G., fue juzgado en junio de este año. Fue condenado a un año de prisión por el ataque al vigilante de seguridad y a una multa de 90 euros y 80 días de trabajos en beneficio de la comunidad por el maltrato y las amenazas sufridas por la mujer.

Alfonso Magaña: “Los maltratadores son terroristas y deben ser recriminados socialmente”


Etiquetas
Comentarios