Despliega el menú
Zaragoza

Solo dos empresas de patinetes eléctricos podrán operar en la ciudad el año que viene

El Ayuntamiento hará un concurso público y permitirá un máximo de 1.700 patines entre ambas. Se les exigirá que lleguen a todos los barrios y que sus vehículos de distribución sean ecológicos.

Un grupo de patinetes aparcados sobre la acera del paseo de la Independencia.
Un grupo de patinetes aparcados sobre la acera del paseo de la Independencia.
Mestre

El Ayuntamiento de Zaragoza pondrá coto a la eclosión de los patinetes eléctricos en la ciudad. El concejal Alberto Cubero ha anunciado que se adjudicarán dos licencias mediante un concurso público, que podría convocarse antes de que acabara el año. Así, en los primeros meses de 2019 ya solo podrán operar dos empresas (actualmente son cuatro) y habrá un máximo de 1.700 patinetes por las calles (850 por cada adjudicataria). Las empresas obtendrán la autorización por dos años, con uno más prorrogable, y también tendrán que cumplir con una serie de requisitos que impondrá el Consistorio. Entre otros, obligará a dar servicio a todos los barrios de la ciudad y, también, a que los coches que carguen y recojan los patines sean vehículos con etiqueta 'cero emisiones'. Asimismo, Cubero ha explicado que no establecerá tasa pero sí un canon de hasta 30.000 euros y que los trabajadores de las empresas tendrán que tener un contrato indefinido.

Actualmente son cuatro empresas las que tienen desplegados unos 1.200 patinetes por las calles de Zaragoza: Line, Koko, Tier y Voi. Cuando se falle el concurso, que podría ser en primavera, las que no lo ganen estarán obligadas a retirar sus vehículos. Además, según fuentes del área de Movilidad otras seis firmas han mostrado su interés en implantarse en Zaragoza.

Por otro lado, para que los patinetes y las bicicletas de movilidad compartida no acaben desperdigados por las aceras, el Ayuntamiento está diseñando unos puntos específicos de aparcamiento en cada distrito para que los usuarios puedan coger y dejar estos vehículos. La prueba piloto se llevará a cabo el mes que viene en el Casco Histórico y, según confirma la concejal Teresa Artigas, será una espacio "delimitado y pintado como tal en la calzada". Se comenzará por el Casco y por el distrito Centro, si bien la intención es extender la idea a todos los barrios. "Los patinetes nunca deben suponer un obstáculo como sucede muchas veces cuando están en las aceras o pegados a las fachadas", explica Artigas, que se hace eco de las quejas de los colectivos de invidentes o de personas de movilidad reducida.

Etiquetas
Comentarios