Despliega el menú
Zaragoza

Las víctimas del atropello en Zaragoza, una pareja conocida y querida en el Arrabal

Las víctimas del atropello del sábado vivían en la calle de Sobrarbe, cerca del puente de Piedra, desde hace más de una década

El lugar del accidente, este sábado
El lugar del accidente, este sábado
Oliver Duch

Mireia Rosell Solé y Baldomero P. C. vivían juntos desde hace más de una década en un piso de la calle de Sobrarbe, a apenas 200 metros del puente de Piedra. El lugar en el que la mujer, de 47 años y natural de Mollerusa (Lérida), encontró la muerte era un punto por el que solía pasar habitualmente.

A menudo solía cruzar desde la margen izquierda hasta el centro de la ciudad para encontrarse con su pareja cuando él salía del trabajo. Baldomero P., de 53 años, permanecía ingresado en la uci del Miguel Servet en estado crítico al cierre de esta edición, según informaron fuentes municipales.

"No tenían hijos en común, así que ella nos comentaba muchos días que iba al centro a buscarle y ya aprovechaban para dar una vuelta juntos o tomar algo", comentó ayer una vecina de la pareja, muy afectada por lo sucedido, porque compartió hace años aula de yoga con Mireia en el Centro Cívico Estación del Norte. "Precisamente dejó de venir porque las clases coincidían con la hora de salida del trabajo de él", añadió.

Baldomero P. trabaja como empleado en una carnicería situada en el paseo de María Agustín. Por su parte, Mireia era administrativa del departamento de ventas del Grupo Pastores desde hace unos 12 años. Su puesto de trabajo estaba situado en la sede principal del grupo cooperativo, en Mercazaragoza, donde la mujer era muy querida y conocida.

"Hoy es un día de luto y tristeza para los casi 200 trabajadores de Pastores, además de los socios y clientes que se relacionaban con la agradable y buena persona Mireia", dijo ayer Francisco Marcén, director general del Grupo Pastores, a través de las redes sociales, donde se sucedieron los mensajes de condolencia y recuerdo a la fallecida. "Era extraordinaria, muy agradable. Su trabajo consistía en recoger y tramitar pedidos. A diario trataba con las carnicerías que trabajan con nosotros", señaló Marcén, que apuntó que el grupo ha quedado sumido en un profundo pesar por el trágico accidente que ocurrió el sábado por la noche muy cerca del puente de Piedra.

Conocida en el barrio

"Por Mireia y Dani (otro empleado del Grupo que murió repentinamente hace tres años) luciremos lazos negros este mes", anunció Francisco Marcén. Aunque Mireia había nacido en Mollerusa, llevaba muchos años afincada en la capital aragonesa. En el Arrabal era muy conocida, e incluso formaba parte de la asociación de vecinos del barrio.

Muchos residentes de esta zona de Zaragoza se enteraron del accidente mortal el domingo por la mañana y se quedaron conmocionados al saber que se trataba de su vecina.

Igualmente se mostraron preocupados por el estado de salud de Baldomero y desearon su pronta recuperación. Los conocidos de la pareja coincidieron en señalar la amabilidad y simpatía de ambos. "Siempre iban juntos, eran una pareja muy bien avenida", comentaban sus vecinos.

Etiquetas
Comentarios